Un joven le deseó al médico que le curaba que se contagiara de coronavirus

Dos jóvenes intentan huir de la Policía tras saltarse el confinamiento, y en el transcurso de un enfrentamiento, resultaron heridos, y cargó contra el sanitario que le atendía

Sucesos.- La Policía Nacional detiene a un joven que viajaba en un taxi con una bolsa de cogollos de marihuana
JEFATURA SUPERIOR DE BALEARES

Un conductor que fue detenido junto con su acompañante por huir de la Policía en Alcantarilla cuando trataban de darles alcance por incumplir el confinamiento deseó que se contagiara del coronavirus al médico que lo curaba de las heridas que se produjo en su enfrentamiento con los agentes.

Así se recoge en las diligencias que se tramitan en un juzgado de instrucción de Murcia, en las que se indica así mismo que también amenazó al resto del personal sanitario y a los policías que lo custodiaban, pertenecientes a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) de Alcantarilla, localidad murciana donde ocurrieron los hechos.

Señalan también las diligencias que este joven de 21 años de edad intentó también escupir a los presentes, aunque finalmente lo hizo al suelo.

Dice el atestado que este, junto con M.A.O., de 19 años, igualmente detenido, circulaban a bordo de un coche por una calle de Alcantarilla y que los agentes les dieron el alto para comprobar los motivos por los que incumplían el confinamiento derivado del estado de alarma.

Hicieron caso omiso de las señales que les hacían los agentes para que detuvieran la marcha, ya que iniciaron una huida que les llevó por varias calles de la población, hasta que finalmente el vehículo chocó contra un bordillo y quedó detenido en medio de la vía.

Recalcan también las diligencias que el conductor se negó hasta en cinco ocasiones a someterse a las pruebas de alcoholemia y que uno de los detenidos llegó a autolesionarse al golpear con la cabeza la mampara de protección del coche policial.

Junto con el atestado, los agentes hicieron entrega en el juzgado de instrucción de Murcia los partes médicos correspondientes a los dos jóvenes y a los dos funcionarios de Policía que resultaron heridos durante la detención, a la que aquellos se habrían resistido.

El juzgado los puso en libertad, aunque seguirán como investigados como presuntos autores de los delitos de desobediencia y atentado a agentes de la autoridad.