Más desigual y desprotegida: así será el modelo social de España

Una investigación de la Universidad de Murcia pone el foco en la precariedad laboral y la exclusión social tras varios años de crisis

Salvador Manzanera Román, uno de los responsables del trabajo
Salvador Manzanera Román, uno de los responsables del trabajoUMULa Razón

España se dirige hacia un nuevo modelo de cohesión social débil, más desigual y desprotector, provocado por la intensificación de la precariedad laboral y la exclusión social observadas durante los últimos años. Así se desprende de una investigación que ha llevado a cabo el Departamento de Sociología de la Universidad de Murcia (UMU), en la que se determina que, en la última década -muy marcada por la crisis económica y ahora la del coronavirus- España “ha derivado en la pérdida de buena parte de la capacidad de integración y vertebración del trabajo y en un deterioro intenso de la protección social”.

Según los investigadores de la UMU, el cambio hacia ese nuevo modelo social se está produciendo “por el debilitamiento del Estado de Bienestar, el proceso de individualización de las relaciones laborales y el impulso de políticas públicas insuficientes, que potencian la precariedad laboral”.

Salvador Manzanera Román, uno de los responsables del trabajo, destaca que uno de los aspectos más preocupantes de este nuevo horizonte social que se aproxima reside “en que las nuevas estructuras e instituciones sociales han dejado a las personas a la deriva y sin una red de protección social”.

Explica que los sujetos se están viendo “obligados” a poner en marcha estrategias individuales de integración social, “que son más débiles que las estrategias colectivas o estructurales propias del antiguo modelo”.

En este sentido, uno de los principales factores negativos de dicha individualización es la precariedad laboral. “Cada vez son más los grupos sociales que ven cómo dicha precariedad forma parte de sus carreras profesionales y sus vidas”, lo que les lleva a situaciones de vulnerabilidad cada vez más duraderas en el tiempo.

Según Manzanera, este tipo de procesos es lo que ha provocado una reconfiguración de los espacios sociales y de trabajo, de forma que la inclusión “ha sido precarizada y la vulnerabilidad normalizada, mientras que se va ensanchando y profundizando el espacio de exclusión, concluye.

Además de Manzanera, la investigación de la UMU ha sido desarrollada por los profesores Manuel Hernández Pedreño y Pilar Ortiz García, y ha sido publicada en la revista Sistema.