La Diócesis anima a marcar la X a favor de la Iglesia para incrementar las aportaciones

La Iglesia emplea sus recursos económicos cada año para realizar acciones pastorales y asistenciales; el mantenimiento de los centros de formación; y la conservación de edificios entre otros

Diócesis de Cartagena anima a marcar la X a favor de la Iglesia para que las aportaciones sigan creciendo
Imagen de la campaña 'Xtantos' DIÓCESIS DE CARTAGENA 21/05/2020 DIÓCESIS DE CARTAGENA

La Diócesis de Cartagena ha animado a la ciudadanía a que marque la X en la declaración de la renta a favor de la Iglesia Católica, con el fin de que continúen incrementando las aportaciones, que en 2019 experimentaron una subida del 2 por ciento.

La Diócesis ha indicado que en el conjunto del Estado, la Iglesia recibió el pasado año un total de 285.225.797 euros, un 6,37 por ciento más que el ejercicio anterior, por parte de 7,1 millones de contribuyentes.

Esta tendencia "al alza" se mantiene desde hace unos años, según según ha explicado el ecónomo diocesano, José Carrasco, para quien "son muy buenas noticias" pues eso quiere decir que más de ocho millones de contribuyentes, incluidas sus familias, "valoran lo que hace la Iglesia, la apoyan y la ayudan".

El 65,5 por ciento de quienes marcan la casilla de la Iglesia marcan también la de otros fines de interés social, de la que se benefician, entre otros, Cáritas y Jesús Abandonado.

En concreto, la Diócesis de Cartagena recibe un 23 por ciento de la asignación tributaria. El resto llega a las arcas diocesanas de las aportaciones que realizan los fieles en las colectas o donaciones, de la celebración de los sacramentos y de los estipendios por las misas de difuntos.

“Más de un 76 por ciento de los ingresos, tres veces más de lo que recogemos de la Renta, lo aportan los fieles para que la Iglesia puede ejercer su tarea”, ha afirmado el ecónomo diocesano, quien ha insistido en que “al marcar la X en la Renta, la Iglesia puede seguir ofreciendo su ayuda”.

Estos datos se desprenden de la parte económica de la Memoria de Actividades de la Iglesia 2018, basados en el IRPF de la 2019, publicados por la Conferencia Episcopal Española (CEE) el pasado lunes "en un ejercicio de transparencia, pero sobre todo por responsabilidad y gratitud a todos los que con su colaboración permiten que la Iglesia siga cumpliendo su labor".

La CEE envía parte del dinero de la asignación tributaria a las diócesis para su sostenimiento con unos criterios basados en la solidaridad, la comunión de bienes y las necesidades de cada Iglesia local.

Las diócesis más pequeñas dependen, en gran medida, de la asignación tributaria (un 51,5% de sus recursos), mientas que las diócesis medianas, grandes (entre las que se encuentra la de Cartagena) o muy grandes gozan de otras vías de financiación.

Si gran parte de los ingresos que percibe una parroquia para su sostenimiento provienen de las aportaciones de los fieles en la misa diaria y en la celebración de otros sacramentos, durante estos dos últimos meses las parroquias no han recibido ese dinero.

En este sentido, el ecónomo diocesano ha asegurado que al inicio de la pandemia se puso en marcha un plan para ayudar a las parroquias más pequeñas previendo esta situación: "Hemos establecido una serie de ayudas que están en vigor desde marzo".

"La repercusión que ha tenido esta situación en las parroquias ha sido tremenda, porque cuando uno hace el presupuesto del año, cuenta que va a tener unos ingresos extraordinarios porque van a llegar las comuniones, las confirmaciones y las bodas", ha añadido.

La Iglesia emplea sus recursos económicos cada año para realizar acciones pastorales y asistenciales (evangelización, formación catequética y caridad); la retribución del clero y del personal seglar; el mantenimiento de los centros de formación y los seminarios; la conservación de edificios y gastos de funcionamiento y otros gastos extraordinarios.

A través del portal ‘domoamiiglesia.es’ los fieles pueden hacer donativos a la CEE, a la Diócesis de Cartagena o directamente a su parroquia.