Villa Calamari vuelve a incendiarse ante la pasividad de las autoridades

La Asociación Daphne, los vecinos de la zona y la arqueóloga ex responsable de Bienes Culturales del Ayuntamiento denuncian el expolio del palacio modernista

El reflejo de las llamas en Villa Calamari
El reflejo de las llamas en Villa CalamariLa RazónLa Razón

Un nuevo incendio arrasó la tarde del sábado varios pinos y otros árboles del jardín de Villa Calamari en Cartagena, un edificio declarado Bien de Interés Cultural que desde hace años viene padeciendo en expolio continuado sin que ninguna Administración haya hecho nada para evitarlo.

Así lo vienen denunciado desde el año 2015 la Asociación en Defensa del Patrimonio Daphne y la Asociación de Vecinos de San Félix, que en los último tiempos se ha convertido en los ojos que vigilan las tropelías que continuamente se comenten en el edifico y su entorno.

Poco antes de las siete de la tarde del pasado sábado empezó a oler a quemado en la zona. Más tarde el humo y las llamas resplandecieron en el horizonte, colándose entre los árboles. La secretaria de la asociación de vecinos alertó a la Policía Local que llamó a los bomberos.

Una vez más, los adolescentes que entran sin que nada se lo impida, quemaron varias piñas que provocaron el fuego en la arboleda del jardín. «Esta vez solo ardieron varios pinos porque no hacía viento, pero pudo ser una catástrofe». Pepa, la representante de los vecinos ,fue quien alzó la voz, una vez más, ante el suceso.

Daphne, por su parte, ha vuelto a denunciar el hecho ante la Dirección General de Bienes Culturales de la Comunidad, el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Cartagena. En el escrito se pide al Defensor del Pueblo «ante la más que evidente inactividad administrativa» que ponga en conocimiento de la Fiscalía General del Estado «la situación del monumento y el peligro para la integridad de las personas que acceden al mismo».

La arqueóloga y ex directora general de Bienes Culturales de la Corporación municipal, Carmen Berrocal, ya emitió un informe en el que se recogía la grave situación en la que se encuentra el edificio que, según ha confirmado a LA RAZÓN, cada vez está más deteriorado, hasta un extremo que puede llegar a ser irrecuperable.

Ella misma ha comprobado como jóvenes con bicicleta entran en el BIC sin ningún tipo de problema, porque no hay nada que se lo impida.

A pesar de las resoluciones dictadas, tanto por los responsables de Cultura en la Comunidad, como por el propio Ministerio, ante la petición del Defensor del Pueblo, los propietarios del palacio, la constructora Vano, no han hecho nada por salvaguardarlo tal como ordena la Ley de Patrimonio.

En julio del pasado año, Daphne y la Plataforma Virgen de la Caridad recibieron un oficio en el que se informaba de que el propio Ministerio de Cultura asumía las competencias sobre el expolio de Villa Calamari. Nada se ha hecho desde entonces, a pesar de que la propiedad, tal como señala la resolución, tenía la obligación de actuar «de forma inmediata» para recuperar la villa modernista que forma parte del patrimonio de Cartagena.