Totana permanece una semana más en Fase 1 y Lorca y Mazarrón se estabilizan

El Gobierno regional ha habilitado en Cartagena el Pabellón de Cabezo Beaza, donde guardarán cuarentena un centenar de inmigrantes Covid

El número de afectados por el brote de coronavirus originado a raíz del ocio nocturno en Totana se ha elevado a 112 personas, lo que ha obligado a la Consejería de Salud a ordenar la permanencia del municipio en la Fase 1 una semana más. Así lo ha anunciado hoy el consejero de Salud, Manuel Villegas, quien ha comparecido tras la reunión del Comité de Seguimiento Covid-19 para anunciar que, por el momento, no se tomarán medidas de restricción en Lorca y Mazarrón, municipios que han estado en el punto de mira desde el lunes.

Una decisión que, según el propio Villegas, se ha tomado porque el brote todavía permanece activo, al igual que ocurre con el localizado en la zona de Atalayas, en Murcia, que suma ya 91 casos positivos.

El consejero ha explicado que tras la aparición de varios contagios el pasado lunes en municipios como Lorca y Mazarrón, se activaron todas las alarmas y se estudiaron todas las vías posibles, ya que «cuando se detectaron 16 casos en Lorca de golpe, no sabíamos si podía ser la punta de un iceberg», o un aumento progresivo de los contagios. «Habrán más casos, pero por el momento tanto allí como en Mazarrón se han contenido».

De hecho, si bien ha dicho que el brote de Lorca podría deberse al ocio nocturno derivado de los pubs Plaza y La Confitería, en el de Mazarrón no se conoce cuál es su origen y, por ejemplo, de los 21 afectados de la última semana, ocho se localizan en un núcleo familiar.

En este sentido, ha agradecido a las autoridades locales, empresarios, vecinos y representantes de todos los sectores municipales su colaboración con la Dirección General de Salud Pública, porque gracias a eso se ha conseguido estabilizar la propagación del virus. «Es probable que sigan incrementándose los casos, pero también porque se están realizando un gran número de pruebas PCR».

Además, ha insistido en que gracias a la decisión de tomar medidas «contundentes», se ha podido evitar un perjuicio mayor en estos municipios.

En cuanto a los rastreadores, Villegas ha confirmado que actualmente hay 40 personas en la Dirección General de Salud Pública haciendo el seguimiento de los casos, así como otros 25 rastreadores incorporados recientemente para trabajar específicamente en el control de la pandemia, controlando a más de 4.500 contactos estrechos de los afectados. Esto ha llevado a poner a dos centros de salud en código rojo, y otros seis en naranja.

Situación de los inmigrantes

Por otra parte, con respecto a los 468 inmigrantes que llegaron a la Región el pasado fin de semana, ha confirmado que 34 habían dado positivo y que se ha habilitado el Pabellón de Cabezo Beaza para que guarden cuarentena un centenar de ellos, así como que se ha dado traslado a otros 30 a la residencia de la Universidad Politécnica de Cartagena de la calle Caballero. «Se están buscando más instalaciones», ha concluido.