La hostelería murciana sale a la calle para exigir al Gobierno regional que rectifique las medidas restrictivas

“El sector se volcó en ayudar durante el estado de alarma, convirtiendo hoteles en hospitales y en refugios”

La hostelería se ha echado este viernes a la calle para lanzar un “grito de auxilio” y exigir al Gobierno regional que rectifique las medidas restrictivas impuestas y garantice unas condiciones mínimas de subsistencia a un sector “que se muere”.

Así lo ha hecho saber el presidente de la Federación Regional de Empresarios de la Hostelería y Turismo (Hostemur), Jesús Jiménez, antes de comenzar la manifestación convocada este viernes en apoyo al sector de la hostelería y que, con salida desde la Fica, tenía previsto recorrer las calles del centro de Murcia a bordo de vehículos.

Jiménez ha pedido “disculpas” por los problemas ocasionados por la manifestación. “Nosotros somos hosteleros y, ahora, deberíamos estar preparando las cocinas, las terrazas, las barras, las camas, las decoraciones de esas bodas que no vamos a poder dar, pero por desgracia nos hemos visto abocados a esta manifestación”, ha aseverado.

Tras brindar un aplauso a los sanitarios, ha reconocido que “estamos viviendo uno de los episodios más negros de la historia reciente”, pero ha considerado que “la estabilidad sanitaria y la estabilidad económica no son contrarios, es más, deben ir de la mano”.

Ha recordado que representa a un sector compuesto por más de 8.500 empresas, que da trabajo a 35.000 personas directamente, pero ha insistido en que es tan trasversal que, “para bien o para mal, no acaba ahí”, sino que implica a otra gran cantidad de trabajadores de forma indirecta, como los proveedores.

“Señores del Gobierno regional, sus decisiones afectan a más de 100.000 familias, vamos a ser serios”, ha pedido Jiménez, quien destaca que se trata de un sector compuesto por pequeñas empresas, pero de “grandes empresarios y grandes trabajadores, que llevamos muchos, muchísimos años montando y manteniendo el tejido empresarial de esta región”.

“Por favor, dejen de criminalizarnos y de menospreciarnos”, ha exigido Jiménez, quien ha recordado que su sector fue en el pasado mes de marzo el primero en “dar un paso adelante y ofrecer el cierre del sector”, a pesar de que “no estábamos preparados para la que se nos venía encima, ni nosotros, ni nuestros políticos”.

“La hostelería no es fuente de contagios”

Además, ha destacado que el sector se volcó en ayudar durante el estado de alarma, convirtiendo hoteles en hospitales y en refugios, dando los gorros de baño y los guantes para los sanitarios, ayudando a hacer EPIS con bolsas de basura, cocinando para los que no tenían que comer. Asimismo, recuerda que el sector se formó y se preparó, implementando protocolos y procesos que garantizaran una vuelta al trabajo segura.

“Desde el primer momento, hemos mantenido infinidad de reuniones con nuestros representantes políticos, a los que hemos puesto a Hostemur a su entera disposición, le propusimos nuevos protocolos, medidas de rastreo, proyectos pilotos, acciones por fases y predisposición para trabajar junto a ellos en el desarrollo de cuantas medidas fueran necesarias”, según Jiménez, quien lamenta que “nada de eso sirvió”.

Así, critica que solo se tuvo en cuenta “la máxima limitación y el cierre fueron” por parte del Gobierno regional. Se ha dirigido al presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, para decirle que “no se puede pedir coordinación al Gobierno de la nación para que se tomen medidas iguales en todas las regiones y evitar problemas entre comunidades autónomas limítrofes y luego, en la nuestra, hacer lo contrario que le pedimos al Gobierno de España”.

Y es que, añade, “el virus, es el mismo aquí que en Alicante, Albacete, Almería u otras comunidades y aun así somos la comunidad autónoma con las mayores limitaciones en el sector de la hostelería”.

“Fuimos los primeros en transformar el ocio nocturno en cafeterías, los primeros en cerrarlo, los primeros en cerrar las barras, los únicos en hacer inviables las celebraciones y, a pesar de todo eso, el índice de contagios sigue disparados de forma alarmante”, según Jiménez, quien destaca que todo ello pone de manifiesto que "la fuente de contagios no es la hostelería.

En su opinión, “es sorprendente que un centenar de brotes vinculados a la hostelería, un 2,31% de los más de 4.300 casos de esas 2 semanas, hayan servido para bajar los aforos interiores de los locales al 40% y prohibir el uso de las barras por el alto riesgo de contagio”.

“Gracias consejero por dejar claro, en los medios de comunicación, que no somos el problema, ahora solo queda saber el origen de los otros 4.200 casos y tomar medidas para evitar el crecimiento, pero por favor, consejero, que no sea en contra la hostelería”, ha aseverado.

En este sentido, ha pedido a López Miras sentarse y mantener un encuentro para que, al igual que esta semana ha hecho La Rioja, “replantearnos qué medidas podemos flexibilizar y qué medidas podemos mejorar, se lo debemos a esta región y a los murcianos”.