Los agricultores lamentan la falta de “prevención” ante una nueva DANA

Fundación Ingenio considera necesario proteger las infraestructuras agrarias y del suelo y tomar medidas para reducir la erosión hídrica

Fundación Ingenio, que agrupa a más de 10.000 agricultores y 45 empresas del Campo de Cartagena, ha lamentado que “no se hayan implementado aún medidas preventivas para paliar los efectos de una eventual DANA y sus consecuencias sobre el arrastre de sedimentos en el Mar Menor”.

“Se han producido reuniones y encuentros con todos los agentes implicados, pero no se han concretado en actuaciones específicas”, señala Fundación Ingenio.

Desde Fundación alertan además de los “graves efectos” que podría tener una DANA para el entorno del Mar Menor. En concreto, avisan que “el arrastre de sedimentos” de las tierras de cultivos a través de ramblas y escorrentías “podría acabar anegando ciudades próximas y desaguando en la laguna”, explica la Fundación.

Proteger infraestructuras agrarias

En ese sentido, la Fundación considera fundamental proteger las infraestructuras agrarias con medidas que reduzcan la erosión hídrica y el arrastre de sedimentos.

Para ello, Fundación Ingenio recuerda que la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena ha encargado un estudio a la Universidad Politécnica de Cartagena para conocer medidas exactas que reduzcan al máximo las escorrentías.

Desde Fundación Ingenio admiten que las consecuencias de la DANA son “incontrolables” y que si las tormentas son muy fuertes, “inevitablemente acabarán llegando sedimentos al Mar Menor”.

A su vez recuerdan que los daños de la gota fría sobre los cultivos pueden ser “enormes” en las zonas más afectadas, por lo general en las parcelas agrícolas que se ubican sobre zonas inundables. “Hay riesgo de destrozo de infraestructuras agrarias y superficie de cultivos anegadas que deriven en pérdidas totales de los cultivos y descuadres en las campañas”, vaticinan.

Por último, Fundación Ingenio recuerda que el sector agrícola ha reducido las labores de fertirrigación y estiércol en la zona y se ha recomendado a los regantes el vaciado de embalses de captación de aguas pluviales en cumplimiento de las recomendaciones emitidas por la Dirección General del Mar Menor.