Totana y Lorca reclaman más ayudas para afrontar la pandemia

Apuntan a la hostelería, autonómos y sectores más afectados por la crisis como los ámbitos “prioritarios” para la inversión de las administraciones

Los municipios de Totana y Lorca, ambas en Fase 1 por el aumento de contagios, han decidido aunar fuerzas para exigir más ayudas con las que poder hacer frente a la pandemia del coronavirus. Los alcaldes de Lorca, Diego José Mateos, y de Totana, Juan José Cánovas, se han reunido y han exigido más medios humanos y materiales para el Área III de Salud. “Estamos viviendo un terremoto social, sanitario y también económico con consecuencias gravísimas”, ha remarcado Cánovas.

Una reivindicación en la que ha incluido al municipio de Jumilla, en Fase 1 también, y ha pedido que los esfuerzos de las Administraciones deberían enforcarse y ser “prioritarias” para estas localidades, al menos, en la recepción de ayudas autonómicas a fondo perdido para los sectores productivos más afectados.

En este sentido, han apuntado al pequeño comercio, a la hostelería, a los autónomos y los sectores que no han retomado su actividad desde marzo como las agencias de viajes, y para todos ellos ha reclamado “una sensibilidad especial del Gobierno regional, porque esta situación requiere una solidaridad inmensa y un compromiso”.

La situación de Lorca y Totana también evidencia, ha indicado, la situación de competencias impropias crecientes que asumen los consistorios, “haciendo frente a cuestiones de apoyo sociosanitario que multiplican por dos o por tres el gasto”.

Los ayuntamientos “también estamos sufriendo una reducción muy importante de los ingresos para atender servicios que nos demandan los ciudadanos ante la crisis”, ha puesto sobre la mesa Cánovas, quien también pidió a los gobiernos nacional y regional “que cojan el toro por los cuernos en un asunto controvertido” como lo son las condiciones de trabajo y transporte de los jornaleros agrícolas en el campo murciano.

También ha puesto el acento sobre el tema de la vivienda, con miles de personas hacinadas en viviendas que no reúnen las condiciones mínimas de convivencia" en ambas localidades. Según ha dicho, ese hacinamiento ha supuesto un factor de aumento de los contagios, cuando estamos en ciudades que tienen “viviendas cerradas” y ha dicho que las pandemias “se ceban sobre la parte más humilde”, al tiempo que ha considerado “injusto culpabilizar a la gente más débil que se contagia por ir a trabajar”.

El alcalde de Totana ha hecho un llamamiento a la responsabilidad social para frenar el avance de la enfermedad, en el que ha coincidido con Mateos, que ha pedido más medios para equiparar el Área III de Salud, correspondiente al Guadalentín, al resto de las áreas de salud de la Región de Murcia.

Mateos ha demandado “prioridad en la atención sanitaria para los municipios que peor lo estamos pasando” y ha solicitado el adelanto del calendario de vacunación de la gripe o la llegada de los test de antígenos.

Ha insistido en que todos los ciudadanos “tienen un arma en su mano para cortar la cadena de contagios, una tijera para evitar la propagación del virus con el uso de la mascarilla, la higiene y la distancia social de seguridad y la reducción de los contactos sociales”.