López Miras da por controlado el brote en el hospital de Lorca

El presidente murciano descarta aplicar la Fase 1 a la ciudad de Murcia

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha anunciado esta mañana que el brote detectado en el Hospital Virgen del Alcázar de Lorca puede darse como “controlado”, aunque se están realizando de momento todos los rastreos. En una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3, en declaraciones recogidas por Europa Press, López Miras ha recordado que se han notificado 63 positivos en el centros hospitalario entre trabajadores, pacientes y acompañantes.

“Se han realizado todos los protocolos examinados por el Servicio Murciano de Salud, y todos se han hecho correctamente. Además, la dirección del centro sanitario, de titularidad privada, está colaborando. Se han hecho más de 300 pruebas y se ha desinfectado el hospital”.

Respecto a la situación de Totana, López Miras ha admitido que es “dramática” y la conoce “bien” porque, de hecho, ha visitado el municipio en varias ocasiones. “Hemos articulado ayudas desde la Administración regional, estamos pagando las cuotas de la Seguridad Social durante los próximos seis meses a aquellos empresarios y autónomos que han tenido pérdidas; créditos de hasta 100.000 euros a coste cero y más de cinco millones de euros para pagar gastos fijos, impuestos y servicios como la luz y el agua”.

Con todo, ha reconocido que “no es suficiente” porque la situación es “dramática en lo social y lo económico porque, además, se vive con miedo”. Ha destacado que se están tomando decisiones y, de hecho, en la anterior ocasión que Totana pasó a la fase 1, el número de positivos se redujo a mínimos en cuestión de dos semanas.

“Se abrió de nuevo Totana y, fruto de distintas circunstancias como el mercado laboral y determinados sectores productivos, estamos en esta situación”, según el presidente murciano, quien cree que lo importante es que “se han tomado decisiones en el momento adecuado” y el número de contagios se ha reducido un 18% en una semana.

Al ser preguntado por el motivo por el que se están disparando los casos en la Región, López Miras ha señalado que los datos que indica el Servicio de Epidemiología indican que “somos una población mucho más vulnerable” y que, debido al modelo productivo, “hemos tenido algunos brotes en determinadas empresas”.

A su juicio, lo importante hasta que la vacuna se pueda distribuir, va a ser una “tónica” que haya rebrotes. Lo importante, añade, es que se tomen decisiones y medidas “a tiempo” como hizo la Región donde, “desde el primer momento, en cuanto se vieron rebrotes en agosto, se produjeron retrocesos a la fase 1 en Jumilla, Lorca y Totana”. Así, ha señalado que estas medidas están “dando resultado” porque, en una semana se han reducido un 18% el número de contagios.

López Miras ha descartado aplicar la fase 1 en Murcia capital porque la tasa es de 170 casos por cada 100.000 habitantes y, en principio, la situación “se está controlando y la evolución epidemiológica es positiva”. Asimismo, ha destacado que la situación en Lorca también es “muy positiva” y, de hecho, esta semana estaba previsto la salida de la fase 1, pero ha habido un brote en un hospital privado de la ciudad que ha hecho que continúen las medidas.

Acuerdo nacional

Por otra parte, el presidente murciano ha pedido que nadie se levante este miércoles de la mesa del Consejo Interterritorial de Sanidad sin haber alcanzado una solución de Estado y sin que haya un acuerdo común y criterios consensuados frente al Covid para las 17 comunidades autónomas.

“No se puede hacer una reunión tan importante en la que se deciden medidas que van a salvar vidas en una hora y media porque en dos horas hay que dar una rueda de prensa en el Ministerio”, ha aseverado López Miras.

López Miras ha adelantado que en el Consejo Interterritorial “puede no pasar nada o se pueden seguir tomando medidas de forma unilateral”. No obstante, a su juicio, esta situación “requiere altura de miras y que los políticos demos ejemplo” haciendo un esfuerzo para “dialogar”.

Al ser preguntado por el voto de la Región de Murcia en el Consejo Interterritorial de la semana pasada en el que se aprobaron las medidas restrictivas promovidas por el Gobierno central, López Miras ha recordado que ese mismo día hubo una reunión por la mañana de la ponencia en la que los técnicos de los servicios de epidemiología de cada comunidad examinaron los documentos que se iban a abordar por la tarde.

Pues bien, López Miras ha recordado que los técnicos de la Región ya votaron por la mañana en contra de esa propuesta del Ministerio de Sanidad “porque las medidas de confinamiento que son urgentes, en la Región de Murcia las estamos tomando desde agosto sin que nadie nos lo tenga que decir”.

López Miras ha reconocido que el Gobierno murciano pedía un criterio común para toda España, “porque si hay algo que es ineficaz para luchar contra una pandemia letal es que en un mismo país haya 17 respuestas diferentes”. Por ejemplo, cree que no tiene sentido que pasen 37 días entre que la primera comunidad aprobó el uso obligatorio de mascarillas y la última que lo hizo.

Una de las cuestiones que se abordó en el Consejo Interterritorial, recuerda, es el criterio de ocupación a seguir en las UCI. Así, se pregunta si debe prevalecer el criterio de las camas de UCI que hay de forma normal antes de la era Covid o las que la Comunidad puede poner en marcha con el plan de contingencia.

“El Centro de Coordinación y de Alerta de Emergencias Sanitarias, fijó como umbral de ocupación de las UCI para cambiar de fases el de los planes de contingencia, pero el Ministerio no dio respuesta esto la semana pasada”, ha destacado.

Además, los técnicos de la Región se preguntan también si, al hablar del porcentaje de positividad de las PCR, se refiere a un cribado generalizado o a un foco en una empresa o un barrio determinado.

López Miras ha aclarado que el Gobierno murciano votó en contra de las medidas, aunque hubo “algún tipo de confusión” y las actas se publicó que se había abstenido. En este sentido, aclara que el consejero de Salud, Manuel Villegas, llamó personalmente al ministro para decirle que su posicionamiento era en contra porque había pedido expresamente que se retirara la propuesta.