La Región de Murcia registra 154 brotes en una semana, con 1.024 casos

El ámbito familiar y laboral centran los focos de los contagios, constituyendo el 60 por ciento de los contagios totales

Los brotes de coronavirus comienzan a ser un problema para el mantenimiento de la estabilidad epidemiológica en la Región de Murcia. El portavoz técnico del Comité de Seguimiento Covid-19, Jaime Pérez, ha anunciado hoy que en la última semana se han detectado 154 brotes de coronavirus, en los que se han registrado 1.024 casos. Estos podrían deberse al puente del Pilar, coincidiendo con el periodo de incubación de siete a nueve días.

Además, Pérez ha indicado en su comparecencia tras la reunión del Comité que el 66 por ciento de los brotes detectados se originan en el ámbito familiar y social, es decir, de las reuniones con amigos y familiares. Estos contagios suponen, además, el 60 por ciento del total de las personas contagiadas.

“No nos cansamos pues de pedir a la ciudadanía que extreme las medidas de prevención y de autoprotección, que reduzcan en la medida de lo posible su actividad social, que no se relajen, sobre todo, por la confianza que produce estar en el ámbito familiar o entre amigos”.

Ha destacado la labor del Servicio de Epidemiología, que ha conseguido que Murcia sea una de las comunidades con más casos asociados a brotes previamente detectados. En concreto, ha precisado que entre el 40 y el 50 por ciento de los casos están asociados a brotes, “sin tener en cuenta los brotes familiares que no se declaran como tal pero que también se tienen caracterizados por parte del Servicio de Epidemiología”.

También se han registrado 30 brotes con un origen constatado en el ámbito social, es decir, en reuniones familiares y de amigos, con un total de 215 personas afectadas. Además, se han detectado 23 brotes de origen laboral durante la última semana, con un total de 171 casos asociados.

Quitarse la mascarilla

Según Pérez, la mayoría de los brotes tiene un origen familiar, social y laboral, y el contagio se produce, sobre todo, al quitarse la mascarilla por la confianza en el ámbito más familiar; en el ámbito laboral en muchas ocasiones en los desayunos y encuentros de personal; y en el ámbito social, cuando nos despojamos de ellas para comer y beber”, tal y como ha explicado el portavoz del Comité.

En estos tres ámbitos -familiar, laboral y social-, la Consejería de Salud recomienda el uso de la mascarilla sin excepción, “incluso después de comer o beber, porque solo de esta manera nos protegemos y protegemos a los que nos rodean”. Así, insta a interiorizar que “la mascarilla es un elemento que nos tenemos que quitar exclusivamente para dar un sorbo en el café o morder la tostada, y a continuación nos la volvemos a poner”.

Toque de queda

Al ser preguntado por el efecto que podría tener un toque de queda nocturno, Pérez ha señalado que no es una cuestión “específica” de la Región de Murcia, sino general. A su juicio, esta medida puede conseguir disminuir la interacción social, especialmente en población joven que sale más por la noche.

“En tanto en cuanto, la medida consiga esa reducción de la interacción social, surtirá efecto”, según el portavoz del Comité, quien ha valorado que esta medida, además, “no tiene la misma repercusión económica que puede tener un confinamiento como el de marzo y abril, y puede ser útil”. No obstante, considera “necesario” que si esta medida se tiene que llevar a cabo, se haga de forma “consensuada” en todo el Estado.

Pérez también se ha referido a la reunión prevista este miércoles por la tarde entre el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el ministro de Universidades, Manuel Castells, y los consejeros autonómicos con competencias en universidades para abordar el efecto de la pandemia en el ámbito de la educación superior.

Al ser preguntado a este respecto, Pérez ha confirmado que no le consta que haya habido brotes en residencias de estudiantes o colegios mayores de la Región. “La cuestión es que son brotes muy posibles porque la población joven, de hasta 30 años, es uno de los colectivos más afectados”, ha añadido.

En este sentido, ha apelado a la “responsabilidad” y el “compromiso” de la juventud en el uso correcto de la mascarilla y en la disminución de la interacción social.

Presión hospitalaria

Pérez ha manifestado que la tasa de incidencia acumulada, según el último informe del Ministerio de Sanidad, sitúa a la Región en una tasa de 172,4 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, muy cerca de la media nacional (169,2).

En cuanto a la presión hospitalaria, ha señalado que hay un aumento de la actividad creciente, lo que “evidentemente nos tiene que preocupar a todos”. Con todo, ha explicado que no es una situación “preocupante” pero, “si no nos responsabilizamos”, ha advertido que “habrá que tomar medidas para evitar que haya un colapso del sistema sanitario”.

Finalmente, Pérez ha indicado que la vacunación de la gripe está funcionando de forma correcta, aunque ha reconocido que ha habido una demanda muy importante por parte de la población que ha podido producir retrasos en las citas en algunos casos. “Este año hemos adelantado mucho la campaña de vacunación de gripe y, por tanto, no hay problemas en vacunarse en todo el mes de octubre, de noviembre y parte de diciembre”.

Ha manifestado que hay ya registradas más de 100.000 dosis administradas, y se han repartido a todos los puntos de vacunación el total de dosis que compró la comunidad, 265.000. Además, la Consejería está a la espera de las dosis del Ministerio de Sanidad para suplementar el suministro a la pandemia.