Salud plantea medidas sectorizadas antes de confinar

Los expertos valorarán hoy el endurecimiento de las restricciones en los municipios más afectados por la Covid-19

«No tiene sentido pedir un confinamiento domiciliario en la Región de Murcia si no se hace en el resto de comunidades autónomas». Así lo defendió ayer el consejero de Salud, Manuel Villegas, en una comparecencia a petición propia en la Asamblea Regional, en la que abordó la gestión sanitaria provocada por la Covid-19 y en la que reiteró que las competencias para decretar dicha medida deben ser lideradas de manera nacional. «Es incongruente sufrir un confinamiento y luego decir que venga el turismo. Hay que blindar fronteras y hacer PCR a quien venga. Tiene que ser una decisión nacional».

Una postura que el consejero comparte con el portavoz técnico del Comité de Seguimiento Covid-19, Jaime Pérez, quien también señaló que dicha decisión debe ser tomada desde el Gobierno central como ha ocurrido en otros países, y aunque otras regiones han realizado la petición de confinar los territorios, Pérez aseguró que en la Región el objetivo es no llegar a ese extremo.

«Es una posibilidad que se tiene en cuenta, pero con la restricción de la movilidad implantada en la Comunidad y también entre los municipios, es más fácil tomar medidas sectorizadas».

Pese a todo, dejó una ventana abierta al endurecimiento de las restricciones en virtud de lo que se ponga encima de la mesa en la reunión del Comité de Seguimiento que tendrá lugar hoy miércoles, especialmente en municipios como Murcia cuyo ritmo de contagios es cada vez mayor.

«No se pueden tomar decisiones por datos de alguna zona básica para decretar el confinamiento de todo el municipio».

Todo ello en un momento en el que las muertes por Covid en la Región ya han llegado a las 350 desde el inicio de la pandemia, siendo 200 las registradas en la segunda oleada.

Además, la tasa de incidencia de la Comunidad se sitúa en 376 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 7 días, y de 673 por cada 100.000 en los últimos 14.

Con respecto a la situación en las residencias de la Comunidad, Pérez detalló que durante esta segunda oleada se han notificado 23 fallecimientos, mientras que durante la primera se notificaron 66. Esto ha supuesto una caída del 65 por ciento de las muertes, sobre todo, por el blindaje que se ha realizado en los centros de mayores impidiendo las visitas externas y extremando las medidas de protección y seguridad.

Por su parte, Villegas hizo un repaso durante su comparecencia sobre los recursos disponibles de la Comunidad ante una posible saturación hospitalaria. Recordó que la Comunidad pasaría de las 2.557 camas disponibles en los hospitales hasta las 3.042. «En camas UCI, actualmente tienen disponibilidad de 122 con la posibilidad de triplicarlas en 24 horas llegando hasta las 350 camas».