PP: “La Ley Celaá pretende acabar con la concertada, arrinconar el castellano y cercenar con el derecho de los padres”

La diputada regional del Grupo Parlamentario Popular, Inmaculada Lardín, acusa a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Gabriel Rufián de “imponer una ley que acaba con la libertad educativa”

Valoración comparecencia Presidentes CONFAPA en la Comisión de Educación y CulturaLa RazónLa Razón

La diputada regional del Grupo Parlamentario Popular, Inmaculada Lardín, ha afirmado tras la comparecencia del presidente de CONFAPA en la Comisión de Educación y Cultura de la Asamblea Regional que “la semipresencialidad está funcionando desde el punto de vista sanitario, que fue y sigue siendo lo prioritario a la hora de la toma de decisiones por el Gobierno regional”. “Tres meses después del comienzo del curso podemos decir que gracias a las medidas de la consejería de Educación y Cultura se ha conseguido dejar al virus fuera de los colegios, que son espacios libres de coronavirus” ha añadido.

Los centros escolares están abiertos y funcionando dentro de la excepcionalidad de la situación” ha insistido para subrayar que “la consejería de Educación y Cultura es la primera interesada en la vuelta a la presencialidad en cuento la situación sanitaria lo permite. Ese es el objetivo inminente y prioritario” ha aseverado.

Inmaculada Lardín se ha referido también a la apelación realizada por el presidente de CONFAPA para que España disponga de una ley educativa estable y consensuada. “Todo lo contrario de lo que representa la Ley Celaá”, ha dicho.

El PSOE de la mano de Podemos y de Gabriel Rufián (ERC) va a imponer una ley educativa con la que pretenden acabar con la educación concertada, arrinconar el castellano en las comunidad con lenguas cooficiales y, lo más importante, acabar con el derecho constitucional de los padres a elegir la educación de los hijos” ha incidido Lardín.

Inmaculada Lardín ha advertido que “el PP va a dar la batalla jurídica y legal para impedir que se cercene el papel de los padres a la hora de elegir la educación de los hijos” y ha añadido que “el pensamiento único de la izquierda radical quiere imponerse también en la educación y debemos evitarlo con todos los medios a nuestro alcance”.