Los hosteleros de Cartagena piden flexibilizar las restricciones en los salones de eventos

Piden medidas de aforo, asistentes y número de ocupantes por mesa para intentar reactivar el sector de cara a la temporada de comuniones

RAQUEL MANZANARESEFE

La Asociación de Empresarios de Hostelería y Alojamientos Turísticos de Cartagena y su Comarca (Hostecar) ha solicitado a la Consejería de Salud la flexibilización de las restricciones para los salones de celebraciones.

En concreto, Hostecar ha mantenido este jueves una reunión con representantes del colectivo de salones de celebraciones con motivo del seguimiento de la afectación de la pandemia, según informaron fuentes de Hostecar en un comunicado.

Los salones de celebraciones han manifestado su preocupación ante un futuro “incierto” al ser uno de los sectores “más castigados” por esta crisis sanitaria, quienes directamente “se han visto afectados por las limitaciones impuestas a su actividad principal desde el inicio de esta situación”.

Los salones de celebraciones, durante este tiempo, han tenido que cesar toda actividad cuando así lo han requerido las autoridades, afectando a las celebraciones que ya tenían programadas con anterioridad y que han sido pospuestas a una fecha sin determinar o, en el peor de los casos, canceladas.

En las condiciones en las que se encuentra la Región de Murcia, con una baja incidencia de contagios, Hostecar destaca que “se permiten actualmente las celebraciones relativas a ceremonias nupciales y otras celebraciones religiosas o civiles con un aforo del 30% en interior hasta un máximo de 30 personas, siendo el mismo límite para el exterior”.

Además, se permite la ocupación de mesas de hasta cuatro comensales en interior o seis personas en exterior y sin límite de personas siempre que sean del mismo núcleo de convivencia.

En este sentido, Hostecar ha solicitado a la Consejería de Salud de cara a la reunión del Comité de Seguimiento del COVID-19 del próximo lunes, la flexibilización de medidas en cuanto a aforo, número de asistentes y número de ocupantes por mesa para intentar reactivar el sector de cara a la temporada de comuniones pues, de lo contrario, “la situación se hace insostenible y la mayoría se verán abocados al cierre”.