«Memoria robada»: El horror de 400 murcianos deportados a campos nazis

El Archivo General de la Región de Murcia inaugura una doble exposición con documentos y objetos originales

La muestra cuenta con fotografías de los murcianos deportados a campos nazis
La muestra cuenta con fotografías de los murcianos deportados a campos nazisArchivo General RMLa Razón

Jesús Herrero Martínez de Beniel; Juan Aznar García de Caravaca de la Cruz; Andrés Munuera Romero de Lorca, Agustín Soto Sánchez de Cartagena; Braulia Cánovas Mulero de Alhama de Murcia; Pedro Ruiz Sánchez de Lorca; Antón Vivancos Zamora de Mazarrón; Antonio Hernández Marín de Molina de Segura; Pedro Plaza Turpín de Murcia; José Andújar Villascua de Santomera; o José Martínez Martínez de Torre Pacheco. Son algunos pocos de los alrededor de 400 murcianos que vivieron el horror del nazismo y que fueron deportados a campos de concentración como el de Mauthausen entre 1940 y 1945. Sus imágenes, sus objetos personales, y el horror que vivieron estos vecinos de la Región de Murcia se recoge ahora en el Archivo General de la Comunidad en una exposición que se podrá visitar a partir del próximo jueves día 10 y que estará vigente hasta finales de junio.

«Estimamos que alrededor del 70 por ciento de los murcianos que estaban en campos de concentración nazis falleció», afirma el director del Archivo Regional, Javier Castillo. Una muestra que llega tras varios meses de trabajo recopilando información sobre los protagonistas de la historia y que finaliza con una doble exposición en el Archivo General.

Por un lado, a través de «#StolenMemory: historias ocultas tras un reloj y una pluma», muestra que llega directamente desde el Archivo Arolsen de Alemania, en el que se ha conseguido devolver a las familias más de 3.000 efectos personales que pertenecieron a los internados, desde que en 2018 la UNESCO ofreciera una exposición en París con fotografías de dichos objetos.

«La muestra #StolenMemory (Memoria Robada) muestra joyas, relojes, plumas, llaves o documentos que fueron confiscados a una veintena de internos en los campos de concentración, tanto de origen murciano como de otras ciudades de España como Orihuela, Almería o Valencia, así como de Europa», señala Castillo.

Entre estos objetos, se encuentra una pluma estilográfica perteneciente a Mariano García López, de Murcia, que se ha podido devolver a sus familiares, o el reloj de Blas Martínez, natural de la pedanía murciana de Churra, y que se expondrán en el Archivo General.

Como parte de la muestra, se ha organizado una serie de conferencias en las que los propios familiares participarán contando qué ha supuesto para ellos encontrar estos objetos, y de qué manera se ha conseguido reescribir la biografía de estos vecinos de la Región.

Una exposición inédita

La segunda parte de la muestra se presenta como una colección única hasta la fecha, donde se explica «en el contexto del exilio español y de la Segunda Guerra Mundial, el devenir de los cientos de murcianos que acabaron en campos de concentración».

Según Castillo, «uno de cada diez hombres españoles refugiados en Francia fue llevado a un campo de concentración nazi», y una vez que llegaron a Mauthausen (Austria), por ejemplo, ya fue muy difícil que pudieran conservar algún objeto personal. Aún así, se han encontrado.

Desde cartas personales, a fotografías de los murcianos, e incluso las fichas técnicas de cada ciudadano en el registro del campo de concentración. «Además, hay que tener en cuenta todos los ciudadanos que se quedan sin identificar. Imagina a un alemán escribiendo Aljúcer. El trabajo de documentación de los expertos de la Región de Murcia ha sido fundamental», señala Castillo.

Esta muestra ofrece un paseo por la historia comenzando por la invasión de Alemania a Francia y la deportación de unos 9.000 españoles a Austria. «De los 339 murcianos de este primer periodo, al menos 233 (el 69 por ciento) de ellos encontraron la muerte por agotamiento, enfermedad o hambre o asesinados de distintas formas, entre ellos la cámara de gas».

Por otra parte, el estudio se centró entre los años 1942 y 1945, cuando los deportados colaboraban con la Resistencia francesa y que tras ser detenidos por la Gestapo, fueron derivados a otros campos de concentración, entre ellos 20 murcianos constan en Dachau.

La directora general de Patrimonio Cultural, Rosa Campillo, aseguró durante la presentación de la muestra que se trata de una exposición «sumamente emotiva que nos pone en contacto con aquellos murcianos y su sufrimiento».

De hecho, parte del homenaje se centrará en un muro memorial en el que se incluirán los 400 nombres de los murcianos que vivieron este atroz capítulo de la historia, y cuya mirada observa aún hoy con tristeza, rogando para que el horror de aquellos días no caiga en el olvido.