Comunidad Valenciana

Grito de socorro de las playas valencianas, murcianas y almerienses

Una plataforma convoca concentraciones en el litoral en contra de la erosión de la costa

Playa de Bellreguard (Valencia)
Playa de Bellreguard (Valencia) FOTO: REMITIDA MOVIMIENTO MEDITERRANIA REMITIDA MOVIMIENTO MEDITERRANIA

Movimiento Mediterrania ha convocado a las asociaciones ciudadanas afectadas por la erosión de su litoral para que organicen el sábado 6 de agosto, a las 20 horas, marchas o concentraciones en las playas de la Comunitat Valenciana, Murcia y Almería, bajo el lema ‘Somos Mediterrania, por la regeneración de las playas’.

En todos los eventos se leerá un comunicado con preguntas dirigido al Ministerio para la Transición Ecológica, con el objetivo de iniciar un diálogo sobre el problema de la erosión entre Gobierno y sociedad civil que permita promover un cambio en la planificación de la protección del litoral.

“¿Porqué nuestras playas están en erosión costera? Desde hace miles de años, la arena de la costa se ha mantenido estable hasta la construcción masiva de puertos y embalses -exponen desde la entidad-. Unas infraestructuras concebidas para el bien común y generar riqueza pero que, sin embargo, al ejercer sus actividades, retienen miles de millones de metros cúbicos de arena en sus espigones y presas que las corrientes marinas y fluviales depositaban en nuestras playas y las mantenían estables y sin erosión”.

Recuerdan que no hay que olvidar que el cambio climático es un nuevo factor muy a tener en cuenta y que previsiblemente incrementará los efectos de erosión sobre el litoral, según la estimación de los expertos de la ONU.

Sin embargo, según apuntan desde la organización, no hay evidencias científicas que atribuyan su efecto en el pasado. Es por ello que “en la actualidad no es correcto achacar la erosión producida al cambio climático, como está haciendo el MITECO: con ello se subestima la causa real de la erosión”.

Y acusan al Gobierno actual y a los anteriores de ser los responsables por no haber exigido “nunca” a los puertos y embalses su responsabilidad medioambiental sobre el daño que provoca la retención de áridos al ejercer su actividad.

Como consecuencia, advierten que se han dañado de forma artificial los ecosistemas marinos y terrestres y el mar ha ido avanzado engullendo sin control las playas, cordones dunares, poblados marítimos y salinizando campos de cultivo y marjalerías: “De no actuar ya, están en peligro el futuro de nuestros valores e identidad como pueblo”.

En todo caso, desde el movimiento defienden que hay soluciones “afrontando el problema con diligencia y no mirando hacia otro lado, como se ha hecho”. Proponen que la sociedad civil forme parte en la toma de decisiones a partir de un diálogo “sensato” con el Gobierno, junto a un cambio en profundidad de la Ley de Costas, como ya sugirió el Parlamento Europeo y el Consejo de Estado, que no deje en indefensión jurídica a los municipios y ciudadanos y que permita regenerar el dominio público marítimo terrestre, “pero el que había antes de la erosión artificial”.