Prisión para cuatro patrones de pateras detenidos en la última oleada de este fin de semana en Murcia

La Policía Nacional consigue demostrar fehacientemente su participación en los hechos

Prisión para cuatro patrones de pateras detenidos en la última oleada de este fin de semana
Prisión para cuatro patrones de pateras detenidos en la última oleada de este fin de semana FOTO: POLICÍA NACIONAL POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional ha detenido en Cartagena (Murcia) a cuatro individuos acusados de ser los presuntos patrones de pateras en la última oleada de estas embarcaciones llegada este fin de semana. La autoridad judicial ha ordenado el ingreso en prisión de todos ellos por tráfico de seres humanos.

Así lo ha hecho saber la Policía Nacional, que ha conseguido demostrar “fehacientemente” la participación de estos individuos en los hechos y su integración en organizaciones criminales radicadas en el norte de Argelia.

Y es que las costas de la Región registraron durante el pasado fin de semana una nueva oleada de inmigrantes procedentes de diversas zona de la costa argelina.

Las distintas investigaciones practicadas por las unidades policiales han permitido la detención de estos cuatro ciudadanos argelinos, entre los que se encontraban tanto organizadores de viajes como personas responsables del patronaje y manejo de las embarcaciones que trasladan inmigrantes hasta España.

Estos “pilotos” de pateras “poseen ya conocimientos previos en navegación o bien son instruidos en diversas zonas costeras de las provincias de Orán y Mostaganem en el manejo de pequeñas embarcaciones de recreo tanto neumáticas como de fibra de vidrio”, según la Policía Nacional.

Del mismo modo, son aleccionados en el funcionamiento del motor, del sistema de alimentación mediante mangueras conectadas a garrafas de combustible y de cómo guiarse en el mar con GPS, o brújula en su caso. Son captados por organizaciones criminales, integrándose en las mismas y recibiendo “suculentas” cantidades por la realización de los viajes, tal y como afirman las mismas fuentes.

La reconstrucción de los hechos y las investigaciones practicadas por la Policía Nacional han permitido constatar que los inmigrantes, de varias nacionalidades y captados en distintos lugares de Argelia pagaron, en ocasiones, cantidades próximas a los 4.500 euros por ser trasladados hasta las costas españolas en embarcaciones de apenas cinco metros de eslora, con motores de escasa potencia.

Del mismo modo, una importante parte de los inmigrantes con los que se había traficado no sabían siquiera nadar. A todo ello se añade el hecho de que núcleos familiares con menores de muy corta edad ya han viajado a bordo de estas embarcaciones repetidas ocasiones. “Sirva el ejemplo que, en las últimas semanas, han llegado varios núcleos familiares con menores de muy corta edad, incluso bebés”, añade la Policía Nacional.

El trayecto, de casi 150 millas náuticas, es altamente peligroso, pues además de viajar hacinados en pequeñas embarcaciones y no saber nadar algunos de los inmigrantes, no cuentan tampoco con las mínimas medidas de seguridad y protección, como chalecos salvavidas, bengalas o radiobaliza.

Del mismo modo, para alimentar el motor utilizaban bidones de gasolina conectados directamente a este, con el consiguiente riesgo por posibles deflagraciones al no tratarse de un sistema estanco, al margen de otras reacciones químicas susceptibles de producir quemaduras a los ocupantes.

La Policía Nacional de la Región de Murcia ha afirmado que da en todo momento prioridad a la atención humanitaria de los inmigrantes, especialmente de menores y grupos vulnerables, coordinándose de manera altamente efectiva con Delegación del Gobierno, Ministerio de Migraciones y diferentes ONGs.

Al margen todo de ello, la Policía Nacional realiza los distintos trámites administrativos para, en su caso, ejecutar las oportunas devoluciones a países de origen.

En este sentido, la Policía Nacional consiguió constatar plenamente la implicación y responsabilidad cuatro ciudadanos argelinos implicados en el patronaje y manejo de embarcaciones tipo patera entre Argelia y España, siendo además uno de ellos organizador y supervisor de los traslados realizados.

Todos los detenidos pertenecen a organizaciones criminales radicadas en Argelia y que captan a sus víctimas tanto dentro como fuera del país, existiendo personas de diversas nacionalidades entre las traficadas, según las mismas fuentes.

Por parte del Grupo II de la Brigada de Extranjería y Fronteras de Cartagena, procedió a su detención y puesta a disposición judicial junto con las diligencias instruidas, disponiéndose por parte de la autoridad judicial el ingreso en prisión de todos ellos por tráfico de seres humanos.