Piden siete años de prisión por disparar contra la puerta de una vivienda por una deuda de droga

El acusado hirió al padre de la persona con quien tenía las desavenencias

El autor de los disparos está en prisión provisional desde 2021
El autor de los disparos está en prisión provisional desde 2021 FOTO: GUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

El Ministerio Fiscal ha pedido la pena de siete años de cárcel para el individuo acusado de presentarse en la casa familiar de otro hombre con el que tenía una presunta deuda de droga en el municipio de Mula (Murcia), disparar a la puerta con una escopeta y herir al padre de su adversario que, en ese momento, estaba en el inmueble sentado en un sofá.

El comienzo del juicio está previsto a las 10.30 horas de este miércoles, 25 de enero, en la sala 005 de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Murcia.

Los hechos se remontan a las 20.30 horas del 4 de marzo de 2021, cuando el acusado, en compañía de otra persona que no ha podido ser identificada, se presentó a bordo de un monovolumen en la calle en la que se encuentra el domicilio familiar del hombre con el que mantenía una disputa por la deuda de droga, ubicado en Mula.

Al parecer, el agresor acudió a esa casa como venganza ante la existencia de disputas previas con debidas a una presunta deuda de droga existente entre el hijo de los denunciantes.

Tras introducirse en la calle, de un solo sentido y bastante estrecha, pararon justo frente al domicilio y el acusado gritó: “es aquí, es aquí”. En ese momento, dispararon con una escopeta a escasos centímetros de la puerta de entrada, impactando los plomos en la misma.

Todo ello, a sabiendas de que en el interior del domicilio se encontraban las dos víctimas sentadas en el sofá frente a la puerta, al verse luz a través de la ventana, según el Fiscal, quien afirma que el acusado actuó con ánimo de acabar con la vida de los dos moradores.

Los proyectiles disparados por la escopeta hicieron un agujero en la puerta, la atravesaron e impactaron en el lado derecho del sofá en el que estaban sentados los padres de su adversario. Por ello, el Fiscal explica que el disparo puso “seriamente en peligro” la vida de los denunciantes, pudiéndoles causar la muerte si les hubiera dado de pleno.

Los denunciantes estaban sentados en el sofá viendo la televisión frente a la puerta de entrada cuando oyeron llegar el vehículo así como al acusado. De hecho, reconocieron la voz del procesado porque habían tenido otros incidentes con el mismo --hechos también denunciados--.

Al oírlo hablar y escuchar el disparo, las dos víctimas se tiraron rápidamente al suelo evitando que los proyectiles les impactaran de lleno, salvando así su vida. Tras ello, la mujer salió a la calle reconociendo claramente al acusado mientras conducía el vehículo marcha atrás para salir de la calle.

Como consecuencia de la agresión, el padre de familia recibió un impacto en el pómulo mientras se arrojaba al suelo para protegerse, resultando con lesiones consistentes en traumatismo y herida facial que requirieron de una primera asistencia facultativa (extracción de proyectil y curas).

Las lesiones por su entidad, lugar de producción, profundidad y demás características no hubieran ocasionado la muerte dado que el proyectil quedó incluido en tejidos blandos superficiales de la región malar derecha, tal y como precisa el Minsiterio Público.

Los daños causados en la puerta de acceso a la vivienda, el sofá y en la pared han sido tasados pericialmente en 1.800 euros, según el Fiscal, que recuerda que el acusado está en prisión provisional por esta causa desde el 7 septiembre de 2021.

El Fiscal sostiene que el acusado es autor de un delito de homicidio en grado de tentativa por el que procede imponerle la pena de siete años de cárcel, así como la prohibición de aproximación a los perjudicados, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro frecuentado por ellos, a una distancia de 500 metros durante 10 años y la prohibición de comunicación con ellos por cualquier medio --incluida red social-- durante 10 años.

En cuanto a la responsabilidad civil, el acusado deberá indemnizara la víctima del proyectil con 300 euros por las lesiones, 1.500 euros por las secuelas y 3.000 euros por el daño moral sufrido. Además, el Fiscal pide que indemnice con 3.000 euros a la madre también por el daño moral sufrido.

Finalmente, pide que abone a ambos denunciantes en la cantidad de 1.800 euros por los daños causados en su vivienda.