Música

84: ¿Una ronda más?

El grupo madrileño volvió a subirse a los escenarios después de 5 años separados.

La banda formada por Mon, Jaime y Boris puso fin a su matrimonio musical en el año 2014. Tras este divorcio, cada uno buscó su propio camino, algunos dentro de la música y otros no, como fue el caso de Jaime. No obstante, gracias al programa de otoño del ciclo Momentos Alhambra pudieron “resucitar” su vieja tradición de poder tocar en las vísperas navideñas. Esta vez en la Sala MON.

La celebración de este concierto fue peculiar por varios motivos. El principal es que jamás en todos sus años separados se les ha visto juntos musicalmente exceptuando su aparición en “El Jardín de las Delicias”. Otro factor que condicionó la situación del evento fue que tras tantos años de inactividad, el dar dos conciertos con tan poco tiempo de diferencia levantó las sospechas por parte de sus seguidores, señalando esto como un primer síntoma de su posible vuelta definitiva. Además, esta vez contaron con la ayuda de las redes sociales, que acabaron “inundadas” de canciones del grupo versionadas por sus fans, ya que, el ganador sería premiado con un par de entradas al concierto.

La venta de entradas tampoco pasó desapercibida. Tras el primer comunicado publicado en Instagram, sus fans más melancólicos (y rápidos) provocaron que en unas dos horas se acabase todo rastro de entradas para el concierto del día 23 de diciembre. En consecuencia, emitieron un comunicado informando que darían una segunda fecha de reencuentro para el día 22 de diciembre.

La sala estaba totalmente repleta. En el momento que se comenzó a tocar los primeros acordes la gente estalló de la emoción. A medida que iba avanzando el concierto, tocaron algunas de sus canciones más significativas y que más les ha marcado a lo largo de su vida como grupo. “El Burdel de las Sirenas”, “El Papapá”, “Historias del Arte” y “Tribunal” adquirieron un papel protagonista. Sin embargo los asistentes a la sala cantaban todas y cada una de las canciones, sugiriendo siempre al grupo cuál debería ser la siguiente.

En el instante que sonaron los primeros acordes de “El Pasado” se sabía que se convertiría en una de las escenas más emotivas y emocionantes de la noche. La canción se cantó a modo de himno, provocando reclamos rotundos al tono de: “¡Volved!”. La respuesta de Jaime fue una sonrisa cómplice que vino acompañada de otra petición al público: “Chicos, ¿si lo reventáramos en otro sitio más grande vendríais?”. De forma inmediata, un “sí” ensordecedor se escuchaba en toda la sala. A medida que el público entraba más y más en sintonía con los cantantes no cesaban las intervenciones por parte de Jaime y Mon, que dejaron la puerta entreabierta a una posible vuelta consolidada del grupo.

El factor emotivo se convertiría en un elemento clave de lo que fue el concierto. Por un lado, gran parte de los asistentes no tuvieron la oportunidad de despedirse del grupo cuando anunciaron su separación, en gran parte se debe a que los conocieron ya separados. Por el otro, Mon quiso felicitar a su madre el día de su cumpleaños, mientras que Boris quiso hacer lo mismo con su familia y con el que será un nuevo miembro, anunciando que será padre dentro poco.

Más adelante, llegando al final de la noche pidieron al público cantar todos juntos su última canción, que fue estrenada semanas antes del concierto. “Una Ronda más” que según lo que dice su letra, varios de los asistentes lo ven como el primer gran paso a su vuelta definitiva