Noah Gordon: «La medicina se ha convertido en un negocio»

Noah Gordon / Novelista. El éxito de «El médico» fue inmediato, pero su adaptación a la gran pantalla ha tardado en llegar. Su autor desentraña algunas claves del libro ante su estreno.

El autor alcanzó lo más alto de las listas de ventas con esta saga que comenzó con «El médico», siguió con «Chamán» y concluyó con «La doctora Cole».
El autor alcanzó lo más alto de las listas de ventas con esta saga que comenzó con «El médico», siguió con «Chamán» y concluyó con «La doctora Cole».

El éxito de «El médico» fue inmediato, pero su adaptación a la gran pantalla ha tardado en llegar. Su autor desentraña algunas claves del libro ante su estreno.

Noah Gordon es un novelista con suerte. No escribe «para satisfecer a nadie», pero su gusto coincide con el de miles de lectores. Nació en 1926 y en su memoria todavía perviven las imágenes y emociones que dejó el «crack» del 29. Alcanzó el éxito con «El médico», un título que, de todos los que ha publicado, no es, precisamente, su favorito –«es "El chamán", porque está situada en una parte de la historia que conozco bien y, además, se desarrolla en mi país»–. El libro, sin embargo, le convirtió en 1986 en uno de los nombres de referencia de los autores de «best-sellers». «La primera vez que vine a España me di cuenta de que esta palabra, "best-seller", tenía una connotación negativa. Aquí existe la idea de que si un libro vende mucho es porque se ha escrito algo barato y terrible para ganar dinero. Si fuera así todo el mundo escribiría "best-sellers"».

Interpretación de una historia

Gordon ha tenido que esperar mucho para ver una adaptación de esta historia. Reconoce que había recibido proposiones anteriores, pero ninguna le había satisfecho. Hasta ahora. La oferta de unos productores le convenció. Pero el resultado, al final, como admite él mismo, no le ha satisfecho del todo, quizá por esa vanidad que esconde cualquier escritor. «Es interesante ver cómo otra persona interpreta tu trabajo. Pero el creador también debe saber que cuando vende los derechos de una obra, lo que cede es el control de ésta y no creo que exista ninguno en el mundo al que le guste que le cambien su trabajo».

La adaptación cinematográfica de «El médico», dirigida por Philipp Stölzl y protagonizada por Tom Payne, Ben Kingsley, Olivier Martínez y Stella Skarsgard, ha prescindido de algunos pasajes centrales de la historia y acentuado otros aspectos en aras de la espectacularidad. El filme, aunque resulte una producción europea, aspira a convertirse en una película épica, como las de Hollywood, y plantar cara a las propuestas norteamericanas que estos días llenan las salas. La cinta parte de unas coordenadas diferentes. El director pone el acento en los conflictos humanos más que en los efectos especiales para reconstruir esta historia ambientada en la Edad Media y con el telón de fondo del choque de las tres culturas, la cristiana, la judía y la musulmana, en una ciudad de Oriente Medio. «Las religiones pueden cambiar. A lo largo de mi vida –explica Gordon– he visto cómo han cambiado. Para mí el problema es la lucha por el control de las religiones por parte de algunas organizaciones más que la religión en sí mismas».

–Su novela refleja aspectos de la intolerancia del hombre que continúan hoy en día.

–La naturaleza humana no ha cambiado mucho desde la época de «El médico» hasta ahora. En la película, estas culturas se matan entre ellas. Están en un momento en que van a empezar las grandes cruzadas entre los reinos cristianos y el islam. Pero la gran diferencia es que ellos, entonces, sólo tenían espadas y con espadas a las personas sólo se las puede matar de una en una. Hoy poseemos armas que nos permiten eliminar totalmente a una comunidad. Creo que no hemos cambiado nada.

Con este título, Gordon inició una saga por distintas centurias que narra la aventura de la familia Cole, una saga de médicos que comienza en la Inglaterra del siglo XI, cuando Rob cole, un huérfano, decide emprender un viaje a los límites de Occidente para aprender medicina del galeno más importante de su época. «Recientemente tuve que ir al médico para una revisión. Junto al doctor había dos estudiantes –comenta Gordon–. Al hablar con ellos descubrí que estudiaban medicina, pero también empresariales. La medicina se ha convertido hoy en un negocio y en menor medida depende ya de que una persona sienta esta vocación. Ese es el problema».

Junto al protagonista aparece una chica (inglesa y pelirroja en la novela; cordobesa y judía en la película). Su presencia resultará fundamental para el desarrollo de la trama y, a través de ella, el autor resaltó cual era la situación de las mujeres en una sociedad como la que refleja la cinta. «Yo siempre he apoyado a las mujeres y que puedan tener acceso a todos los niveles de la educación. Me gustan aquellas que dicen lo que piensan y creo que en todos los momentos de la historia ha habido mujeres así. Lo que sucede es que las han echado para atrás. Ahora se dice que han avanzado mucho en comparación con los siglos de la Edad Media, pero también afirman eso de los negros en mi país y no es así». La película se estrenará en todo el mundo, aunque los derechos de publicación no se han vendido a todos los países. Y el propio Gordon comenta una anécdota sobre este hecho: «En Irán y en China se publica de manera ilegal, sin contrato conmigo. Pero me hace feliz, porque al menos llega a personas que yo no podría hacérselo llegar. Es gracioso, porque recibo cartas de seguidores que tengo en esos países. De hecho, recibí hace poco una carta de una traductora china que me pedía ayuda para volcar un término judío. No sólo me roban el libro, sino que me piden ayuda para robarme el libro».

Actores secuendarios de primera línea

Tom Payne ha debutado en «El médico». Pero no ha estado solo en este filme. Junto a él aparecen actores de la categoría de Ben Kingsley, Stella Skarsgard o Olivier Martínez. Este último aborda el personaje con más aristas del filme. Un tirano que, bajo su poder, da cobijo a personas con diferentes ideas y credos. «Me interesan –asegura Martínez– papeles de personas que sean contradictorias, porque son más abiertos. En este caso, es un rey que dirige con dureza la ciudad, pero que también defiende las artes. A los actores nos gusta renovar nuestra imagen en las pantallas. Podemos hacer siempre de malo o de guapo, pero también nos interesa intervenir en comedias y variar los personajes que interpretas». Stella Skarsgard (en la fotografía, caracterizado para este filme) da vida a un curandero. Un rol que le permite mezclar lo dramático y lo cómico. «Puedo interpretar a un gracioso, pero la verdad es que yo siempre me siento más cómodo cuando me asomo al lado más oscuro de los personajes que interpreto», asegura.

El detalle

UNA BUENA COSECHA

Noah Gordon ha evolucionado mucho desde sus inicios, cuando publicó «El rabino» o «El comité de la muerte». Desde entonces, el éxito le ha acompañado a través de obras como «El último judío», «Sam y otros cuentos de animales» o su última novela, «La bodega» (en la imagen, la portada), una obra que le llevó a finales del siglo XIX, a la historia de un viticultor que echará raíces en Francia. Ahí emprenderá una aventura original: crear el mejor vino del mundo.