El chiringuito de Pedrerol: La Liga se pelea hasta el final
foto-autor

Cuando parecía que lo peor había pasado y el Madrid había conseguido colocarse segundo en la clasificación liguera, y después de pasar con nota los exámenes ante Barça, Atleti y Ajax... llega el Girona y te hunde. ¡Qué segunda parte! El equipo de Eusebio era el que parecía un aspirante al título y el de Solari un candidato a evitar el descenso.

Nadie tiene miedo Han sido muchas semanas de necesidad. Semanas de máxima presión. Y semanas de éxitos. Empatar en el Camp Nou y ganar en el Metropolitano le dieron alas a un equipo que por fin en esta temporada se sentía capaz de todo. Hasta Courtois había dicho que al Madrid le tenían miedo. Y no, Thibaut. Nadie tiene miedo a nadie en este campeonato.

Exceso de confianza El Girona era un rival aparentemente asequible. Llegaba al Bernabéu después de diez jornadas sin conocer la victoria y el Madrid le había ganado claramente en sus tres enfrentamientos esta temporada. Y ese exceso de confianza de los blancos se notó al salir al campo. O, mejor dicho, en la segunda parte, con ese 1-0 que parecía encarrilar el partido. Entonces el Madrid desapareció del césped.

Sonríen Barça y Atleti Los dos goles del Girona se vieron venir tras el descanso, cuando el Madrid dio un paso atrás. Luego, con Bale y Mariano al rescate en el tramo final, no pudo remontar un partido que supone decir prácticamente adiós a la Liga. La derrota blanca supone un empujón para un Barça que estaba generando muchas dudas y para un Atleti que había quedado muy tocado tras el derbi.

Vaya semana de Ramos Mal se les pone la Liga a los de Solari. Por lo menos, el argentino tiene una semana libre que le permitirá recuperar fisica y anímicamente a un equipo que queda tocado. Aunque su capitán, Sergio Ramos, acaba una de sus peores semanas en el Madrid, expulsado en Liga y con esa posible sanción de la UEFA por buscar una amarilla en Amsterdam.

Capaz de todo El Madrid es capaz de todo, cierto. Se ha levantado en peores situaciones. Pero lo de ayer ha sido un varapalo gordo que puede ayudar a reaccionar y a ser más fuerte mentalmente... o puede significar bajar los brazos en la Liga y dedicarse sólo a Copa y Champions.

Hasta el final El Madrid debe pelear hasta el final. Siempre. También en la Liga, aunque conquistar el título suene casi a broma a estas alturas. Ese era el mensaje que transmitieron todos los jugadores y su entrenador ayer tras la derrota: a luchar por los tres títulos. Ahora sólo falta ver eso reflejado en el campo.