El Chiringuito de Pedrerol: Mucha suerte, querido Santi
foto-autor

Seguro que no ha sido fácil, Santi. Optaste por la mano dura y te salió mal. Creías que así, tomando decisiones sin mirar nombres, apellidos ni palmarés en tu plantilla, despertarías a jugadores acomodados, a futbolistas aburridos y con pocas ganas de luchar. Pero no has podido.

Te faltó psicología

Seguramente te ha faltado algo de mano izquierda y mucho de psicología en esta experiencia. Me extraña de ti, que te has vestido de corto y has conocido muy bien lo que se cuece en un vestuario tan particular como el del Madrid. Aunque ciertamente nunca fuiste un futbolista normal. Siempre huiste de los focos, de los coches caros y de la ropa de marca. Tú no eras de comprar en la calle Serrano. Eras más de escaparte al Rastro los domingos.

Ni empatía ni complicidad

Te faltó empatía con tus chicos, Santi. Buscar la necesaria complicidad de una plantilla que lo había ganado absolutamente todo. Contigo el equipo mejoró físicamente, es cierto. Se notó la mano de Pintus. Aunque te encerraste demasiado en tu forma de ver las cosas y en tu manera de entender el trabajo diario. Sabías que era tu gran oportunidad, pero perdiste la perspectiva de lo que nunca se puede hacer cuando te sientas en el banquillo de todo un Real Madrid.

Acabaron agotados

Apostaste fuerte por aquellos que respondieron a tus exigencias, pero eso hizo que te quedases con media plantilla a tu disposición. Jugar con doce futbolistas en la semana decisiva de la temporada fue tu gran error. Acabaron agotados, sin dar para más. Barridos por el Ajax en velocidad, intensidad y fútbol.

Tres títulos en una semana

Perder los tres títulos en una semana es demasiado duro. Me quedo con tu cara al final del partido ante los holandeses. De pie, a pocos metros de tu banquillo. Con la mirada perdida. Imagino lo que pasaría por tu cabeza en ese instante. Se acabó. Sí. Se había terminado tu sueño y el de todos los madridistas. Y lo había hecho demasiado pronto, con casi tres meses por delante sin otro objetivo que cerrar la temporada con orgullo y meter en la próxima Champions al equipo.

Hay más culpables

Te equivocaste enfrentándote a parte de la plantilla. Ese ha sido tu gran error. Pero no eres el único culpable del desastre. Hay que hacer una lista y retratar a los que no han estado a la altura del escudo del Madrid. A los que se han reído del Madrid.

Te dejaste el alma

Querido Santi: puedes irte con la conciencia tranquila. Tomaste decisiones sin traicionar tu forma de ver el fútbol. Cometiste errores, sí. Pero te dejaste el alma por el club. Otros no pueden decir lo mismo.