Matrimonio a la italiana

Martín Prieto

Desde que Sibila sustituyó, ya como profesional de la adivinación, a las Pitias (pitonisas) del Oráculo de Delfos decayó la fe en las predicciones de los dioses. A las encuestas políticas españolas les ocurre lo mismo y habitan bajo el síndrome de aquella Gallup que adelantó en 1948 el triunfo de Dewey sobre Truman y el «Chicago Tribune» tardó 24 horas en admitir que había sido al revés. El adelantado Amando de Miguel se quejaba de que en la selectividad los listos iban a Medicina y los tontos a sociología; no es así pero la demoscopia no es una ciencia exacta, o solo queda en estadística. Delfos, como los sondeos de ahora, era un aquelarre o quilombo de gentes y variados los intérpretes de las divinidades del Parnaso; a las traductoras de Apolo no se las entendía nada y los Profetas aclaraban lo dicho en gorgojeos versificados. Tal como ahora. De mi trato con José Félix Tezanos recuerdo asociarle con su ancestro Tezanos Pinto, prohombre de la burguesía emergente de Entre Ríos en la Argentina del XIX, cuya casona en el pueblito de su nombre es la que más miedo induce en la provincia con sus apariciones de fantasmas femeninos o maestros rurales asesinados. «Otra vuelta de tuerca» de Henry Janes donde los muertos no saben que lo están. Tezanos es un buen hombre, y además santanderino, y como catedrático sabrá de lo suyo aunque su carácter le da sesgo de profeso. Fue buen demoscópico de Alfonso Guerra, a quien daba una lealtad encomiable, que trasladaba, susceptible, a todo lo que se titulara PSOE, como una secta o una multinacional japonesa. Nunca debió dejar la dirección federal socialista para presidir el C.I.S. (entidad pública) ni trocar su fidelidad a Guerra por su obsecuencia con Sánchez. La legitimidad de origen del Presidente es insólita en la política española: legalmente le descabalgaron de la dirección de su partido, legalmente tomó por asalto el mando y legítimamente se alzó con una moción de censura. Pero en 10 meses su legitimidad de ejercicio no da para que Tezanos le doble sus 84 escaños, a menos que tenga por lelo al censo. De su mandato Zapatero presumió del matrimonio homosexual. ¿De qué puede sacar pecho Sánchez de su atrabiliario recorrido? Si Tezanos acierta tendremos matrimonio a la italiana, con Rivera de Mastroianni y Sánchez de Filomena Maturano.