Raphael Minder es el corresponsal del «New York Times» en España, un especialista en generar una imagen de nuestro país distorsionada, consumida con avidez por las élites mundiales –lectores habituales del periódico americano–. Minder no ha escondido su simpatía hacia las tesis separatistas catalanas, cuando publicó el libro: «La lucha por Catalunya», dónde alaba el coraje independentista. El escritor Juan Pablo Cardenal publicó recientemente el libro «La Telaraña», un magnífico documento que recoge la forma con el que el gobierno de la Generalitat dedicó millones de euros en generar una amplia red de relaciones en el exterior para difundir los bulos y falsedades contra España. Decenas de periodistas, profesores, funcionarios, burócratas, políticos, fueron «mimados» por una vasta y costosa red exterior, urdida por los golpistas durante décadas, para propagar los mantras del supremacismo. Minder, un suizo afincado en Madrid, es un alumno aventajado en las habituales prácticas destructoras de la imagen exterior de España. Según Cardenal, «distorsiona completamente la realidad de Cataluña» y tras un profundo análisis de las decenas de artículos que ha publicado sobre nuestro país, en las que siempre aparecen los separatistas como las víctimas de un régimen demofóbico, concluye que llega a citar hasta en 152 ocasiones la violencia policial y a Franco. Este 18 de abril publicó otro artículo, bajo el título «En España, una llamada a “liberar a nuestros niños” del confinamiento por el coronavirus», citando las más duras y estrictas medidas de encierro de Europa, «que han dejado a innumerables niños aburridos, exhaustos e incluso deprimidos». Todo ello coronado con un contundente mensaje visual. La presencia intimidatoria de una enorme fotografía, que pretendía recoger la situación real de España, una fotografía del confinamiento de las familias españolas, firmada por Samuel Aranda –el fotógrafo habitual del «NYT»– pero que resulta ser una familia de origen árabe, bajo una bandera del Barça y una catalana. «Mafus Rohman y su esposa, Samina, viven en un apartamento de dos habitaciones en Barcelona con una prima y sus gemelas de cinco años, Misha y Maliha», reza el pie de foto. De Minder ya sabíamos su simpatía por los separatistas, pero es superada por su fotógrafo, el premiado Aranda, un catalán de origen cordobés, que recibió el Premio World Press Photo of the Year de 2011 por una fotografía sobre el conflicto de Yemen. De reconocida simpatía nacionalista, siempre solícito en reclamar «llibertat pels presos polítics», confesó no hace mucho «no quiero vivir en un país en el que la Guardia Civil fríe a tiros a los africanos en la frontera con Melilla». O sobre los incidentes posteriores al 1-O: «No vull viure en un país on tens por d’expressar-te». Al autor de la foto sobre España, le preguntaron hace poco: «¿Un héroe? Solo tengo uno: Messi». La foto crea un relato sobre España, donde convive el coronavirus y el virus separatista.