Existen razones de sobra para destituir a Tezanos

El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Felix TezánosKiko HuescaEFE

Remitido desde un juzgado de Madrid, el Tribunal de Cuentas ha abierto una inspección al «Centro de Investigaciones Sociológicas» (CIS) por supuestas irregularidades en la contratación de una empresa tercera para la elaboración del barómetro del pasado mes de abril.

Pese a las excusas de su presidente, José Félix Tezanos, claramente cuestionadas por la información que hoy publica LA RAZÓN, lo cierto es que la firma adjudicataria era vieja conocida suya y recibía frecuentes contratos de la Fundación Sistemas, vinculada al PSOE y dirigida por el propio Tezanos.

Es evidente que tal colusión de intereses, si lo prueba el Tribunal de Cuentas, exigiría la inmediata destitución del presidente del CIS, decisión que obraría a modo de justicia poética. Porque sobre la actuación del veterano socialista al frente de uno de los organismos del Estado que más influencia puede ejercer sobre la opinión pública española, existen suficientes razones de peso que justifican su relevo.

No sólo ha llevado al desprestigio al CIS, que ha perdido la credibilidad que tenía entre los ciudadanos, sino, también, lo ha convertido en una máquina de gastar dinero, tiempo y esfuerzos a la mayor gloria del Gobierno.