El empleo de desploma

Las ofertas de trabajo en España han caído un 70 por ciento en los seis primeros meses del año. Y las perspectivas no son buenas. Un tercio de las empresas prevé hacer despidos este ejercicio.

La oferta de empleo en España cayó un 70 por ciento entre los meses de enero y mayo de este año maldito, lo que da una idea real del alcance de la crisis provocada por el coronavirus. Según los datos que proporciona Adecco, la empresa multinacional de Recursos Humanos, en los peores momentos del desplome financiero anterior, la oferta de puestos de trabajo se había reducido un 16,2 por ciento en 2009 y un 3,5 por ciento en 2010. La recuperación comenzó en 2013, con un tímido incremento de la oferta laboral del 4,2 por ciento, y empezó a consolidarse a partir de 2015 con incrementos anuales superiores al 10 por ciento. Y no parece que la situación vaya a mejorar en un futuro próximo. Según el informe Infoempleo, el 61,3 por ciento de las empresas encuestadas se habían acogido a algún ERTE antes de junio de 2020. Una cifra que varía enormemente en función del macrosector, con construcción (75%), industrial (74,1%) y servicios (61%) entre las principales beneficiarias de la medida. El tipo de ERTE más común ha sido el de suspensión total, solicitado para una parte (43,2%) o el total de la plantilla (29,2%). Además, en el 77 por ciento de las empresas que han solicitado algún ERTE, el personal afectado ha alcanzado el 100 por cien. Sobre el futuro, tan solo el 29,5 por ciento de las empresas prevén hacer nuevas contrataciones durante 2020, una reducción de un 60,8 por ciento con respecto al número de organizaciones que planeaban aumentar sus plantillas tan solo unos meses antes, en febrero de este año, cuando la cifra se situaba en el 75,4 por ciento. En términos de despidos, la tendencia es la contraria. Entre febrero y junio de 2020 han aumentado un 40% los planes de reducción de personal, pasando de un 22,5 por ciento al 31,6 por ciento actual. El 15,5 por ciento de las empresas planea también solicitar o ampliar un (ERTE), especialmente en los macrosectores industrial y construcción. Por el lado retributivo, el 29,1 por ciento de las empresas planea hacer recortes salariales que afectarán, especialmente, a los trabajadores del sector servicios.