O yo o el caos

César Lumbreras

Los Gobiernos de Sánchez, Redondo e Iglesias han pasado, en la gestión de la crisis del coronavirus, del «todo para mí y solo mando yo» al «ahí te quedas y apáñate como puedas» dirigido a las comunidades autónomas. Y estas últimas dicen que no tienen instrumentos jurídicos que permitan el confinamiento y terminan acudiendo al juez de turno para que autorice esta medida, como ha sucedido recientemente en Castilla y León. Algo no marcha bien cuando una medida de restricción de libertades básicas adoptada por motivos sanitarios y de control de una pandemia termina en manos de un juez, aunque para muchos sea una garantía. En los meses del estado de alarma y del confinamiento, los Gobiernos de Sánchez, Redondo e Iglesias no dejaban rascar bola a nadie más, especialmente a las Comunidades Autónomas. Todo el poder radicaba en el complejo de La Moncloa y no se compartía. Acabada esa situación de excepcionalidad, los monclovitas debieron quedar tan hartos de las protestas de los Gobiernos regionales, que han decidido pasar de todo y marcharse de vacaciones al grito de «ahí os quedáis, apañaos como podáis». Y en eso andan estos últimos, viendo como lo gestionan. Parece de sentido común que, ni lo uno, ni lo otro. En una situación de emergencia como la actual, no vale acaparar todo el poder para luego desentenderse. Y eso por no hablar de la situación económica, la OCDE «dixit», o del comienzo del curso escolar, que promete ser caótico. Parece como si Sánchez quisiese demostrar eso de «o yo, o el caos».