Carlos, el rostro en Prensa que venció a Hacienda

El Defensor del Pueblo pide explicaciones al fisco tras el insólito caso denunciado por LA RAZÓN

Una simple llamada, un whatsapp o un mensaje directo a través de Twitter pueden ser la primera pieza que desencadene el efecto mariposa. Carlos así se lo propuso. Buscó un contacto, lo encontró y en pocas palabras contó su caso a LA RAZÓN con la esperanza de recibir una respuesta, después de haber sido ignorado por aquellos que debían escuchar su problema.

Este médico y autónomo de 64 años permaneció ingresado desde el 21 de marzo hasta el de 5 de julio por la Covid-19, tras contagiarse en el trabajo. De ese periodo, tres semanas las pasó en la UCI sedado y con respirador, lo que le provocó la pérdida completa de movilidad en las cuatro extremidades. Tras pasar una semana en infecciosos, recibió el alta el día 13 de mayo para ser trasladado en ambulancia a otro centro donde volvería a ingresar, esta vez para recibir rehabilitación. El alta final se la dieron el 5 de julio, pero durante el proceso se retrasó en la presentación de la declaración trimestral de autónomos, lo que le acarreó una multa de 200 euros. Su alegación fue rechazada sin tener en cuenta los informes médicos que constataban su estado de salud durante el traslado y el nuevo ingreso.

Su historia fue recogida por este diario, que previamente decidió tomar la misma decisión que Carlos: levantar el teléfono y poner directamente en conocimiento del Ministerio de Hacienda y la Agencia Tributaria lo sucedido. Así, poco a poco fue creciendo la bola de nieve. La Prensa volvió a responder. El caso ya no solo estaba en manos de Hacienda, sino que ocupó minutos de televisión, radio y lectura en numerosos medios de comunicación. La enorme repercusión que desencadenó la historia de Carlos hizo que la primera llamada culminase con otra. «No se preocupe, ya está todo solucionado». Hacienda había decidido retirarle la multa el mismo día que acudió a entregar el recurso de reposición, otro trámite que le aconsejaron realizar para poner fin al abuso sufrido. Lo que podría haberse convertido en semanas o meses de tira y afloja, terminó el 7 de septiembre, mismo día que LA RAZÓN publicó la noticia. Pero, la bola de nieve solo había comenzado a rodar.

Una de las principales preocupaciones de Carlos era saber si habría más afectados que por falta de visibilidad no hubieran corrido la misma suerte. La semilla de su denuncia en este medio también le ha traído los primeros frutos en este aspecto. Ayer, el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, abrió una actuación de oficio con la Agencia Tributaria para conocer qué criterios se están aplicando en casos como el de Carlos y si se ha multado a más ciudadanos por retrasarse en sus declaraciones mientras estaban enfermos de Covid-19. En una carta enviada a Hacienda, el Defensor señaló que las personas que hubieran perdido a un familiar o que estuviesen ingresadas o aisladas podían experimentar dificultades inéditas para acceder a la documentación y datos necesarios para realizar la declaración.

Ahora, la multa de Carlos podría ser la primera pista del iceberg que hay debajo. Por suerte, este médico y autónomo decidió descolgar el teléfono y dar comienzo al efecto mariposa.