El negocio de ser un buitre

«Son particularmente repulsivos los comentarios dedicados a la edad del político»

Phil McCartenREUTERS