El debate de anoche: Monarquía o Papá Noel

Sí hay un debate al que habitualmente volvemos en las reuniones familiares de estas fechas: si somos de Papá Noel o de los Reyes Magos

Todas las nochebuenas lo intentó, de verdad que lo intento, pero nunca consigo que el debate principal en la mesa sea Monarquía o República. Al final, lo siento, hablamos de lo mismo: de los que ya no están y los recuerdos comunes y felices en los que aparecen o de lo buena que estuvo la cena y que no me cabe un polvorón más. Después acabamos con un brindis para que lo que venga sea mejor que lo que pasó. Ya sé que no he hecho mis deberes, pero sacar el asunto acerca del gobierno de España en una cena más triste que nunca, y por zoom, me parecía complejo. Con lo fácil que hubiese sido, esta vez, hablar de series.

Sí hay un debate al que habitualmente volvemos en las reuniones familiares de estas fechas: si somos de Papá Noel o de los Reyes Magos. Lo que se defiende, más o menos, es si eres de la tradiciones españolas o si te dejas arrastrar por lo que viene de fuera. Siempre hay alguien que saca el tema de que Papá Noel es un invento de Coca-Cola (¿alguien ha dicho cuñado?) y eso indigna aún más a la facción de la familia que piensa, mientras se echa una coca cola light en la copa, que los americanos nos están imponiendo sus costumbres y están acabando con las nuestras.

Ya saben, que Halloween y sus disfraces y sus caramelos han acabado con el día de Todos los Santos y sus visitas a los cementerios (el márketing lo llevan mejor, eso es indudable). Y que si en las casas ya no se pone el belén y, en cambio, los árboles ocupan todo el salón. Es entonces cuando alguien asegura que lo del árbol de Navidad no es una tradición inventada por los americanos (sí ha sonado cuñado otra vez), pero los argumentos ya importan poco y además no todo el mundo ha escuchado eso: en las reuniones por Zoom se puede silenciar. Lo digo ya para la cena de Nochevieja, por si se les había pasado.

Digo que ya no importan los argumentos porque es tarde, todos desbarramos, el vino que sacamos para diez lo estamos bebiendo entre dos y, para brindar, chocamos copas contra la pantalla del ordenador. Así, el lado pro Papa Noel afila sus argumentos: «Pero qué dices: ¿tu ves películas españolas o americanas?».

– «Eso no tiene que ver», contesta alguien, que a estas alturas a ver quién es el que habla.

–«Claro que tiene que ver. ¿Me tiene que gustar más Manolo Escobar que los Beatles?».

– «O José Manuel Soto», se añade.

El debate se metía en zonas peligrosas hasta que en la pantallas apareció uno de los sobrinos rezando. Toda la familia se enterneció: «¿Rezas al niño Jesús», le preguntó la abuela.

– «¿A quién?», contestó el niño, que estudia valores: «A Papá Noel, para que me traiga los regalos que he pedido».