99% de españoles insomnes

Llegamos al 99% de españoles insomnes con Rufián y Otegui de socios

El lider de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi (i) y el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián (d)
El lider de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi (i) y el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián (d)

Visto el panorama nacional, no creo muy discutible la opinión de que la sociedad española esté profundamente polarizada y dividida en dos bloques, heterogéneos en su composición pero homogéneos en su percepción de la realidad. Si en cualquier situación ello es lamentable y negativo, se agudiza cuando estamos sometidos a una crisis sin precedentes por mor de la pandemia, que debería actuar como catalizadora de la cohesión y la unidad social y política ante la adversidad compartida.

Pero tampoco creo que sea muy discutible opinar que el Gobierno es el principal causante de esta división, desunión que sin duda fomenta y desea aplicando a la oposición el aforismo del «divide y vencerás». El problema radica en que se actúa no pensando en el bien común, sino en el interés particular o partidista, y por el desagüe se pierden valores como el patriotismo y el sentido de la responsabilidad, sometidos a imprudentes enfrentamientos.

Afirmar que Sánchez es el principal responsable no es animadversión ni fijación patógena con el personaje, sino una mera constatación de lo que él mismo afirmó: que «con Iglesias en el Gobierno, el 95% de los españoles padecerían insomnio». Llegamos al 99% de españoles insomnes con Rufián y Otegui de socios cooperadores necesarios en la empresa; el 1% restante queda para el bloque político de la moción de censura, y el Gobierno dando ejemplo de división con los socios y de éstos entre sí. Así nos va: confinados, congelados, divididos y enfrentados. Pero eso sí: con eutanasia y nuestra memoria democratizada.