Fanfan con Évole

El haber aceptado sacrificar a Vidal-Quadras ya sabemos, con el enorme impulso que eso dio al independentismo, que fue un grave error

FOTO: ATRESMEDIA ATRESMEDIA

La interesante entrevista de Jordi Évole a Fanfan la Moustache en la Sexta suscitó alarma en el Partido Popular. Como informó en nuestro periódico Carmen Morodo, en las altas esferas del PP se lamentan porque el expresidente “no ha asumido que ya no suma, sino que sólo resta”.

Todo político tiene luces y sombras, y la prudencia dictaría dos consejos a los gobernantes que se retiran. Uno, quizá el más elemental, es el silencio. Y, en caso de no seguir este consejo, la segunda recomendación sería no abrir la boca para empeorar las cosas.

Sospecho que Fanfan la Moustache pretendió mejorar las cosas para él, y puede terminar empeorándolas tanto para él como para su partido. La conocida soberbia de Fanfan puede pasarle factura a él mismo.

Fue un disparate el no arrepentirse de nada, potenciado por un absurdo reconocimiento a un supuesto error por haber criticado lo de “no podemos conducir por ti”. El impulso de cualquier analista es: si este hombre solo se arrepiente de eso, igual deberíamos revisar todo aquello de lo que está tontamente orgulloso. Y la entrevista brindó una perla especial en ese sentido.

En efecto, repitió Fanfan eso de que con él la derecha estaba unida, atribuyendo, como siempre, todos los males a los sucesores: “Yo cuando me marché, entregué un partido y un espacio electoral totalmente unido. Lo que pasa después pregúntelo usted a los que vienen después”. Como si la desunión ulterior no hubiese tenido nada que ver con lo que él mismo hizo.

Hace tiempo que vengo denunciando que esa división es atribuible a Fanfan, que aceptó como el PSOE las presiones de los independentistas: “En 1996, cuando no logró la victoria con mayoría absoluta, el infausto honorable le exigió la cabeza de Alejo Vidal-Quadras, el mejor candidato que ha tenido nunca el PP en Cataluña. Aznar, muy serio defensor de la unidad de España, se la entregó en bandeja” (véase https://bit.ly/3c7uDPl).

Dirá usted: todos cometemos errores, y el haber aceptado sacrificar a Vidal-Quadras ya sabemos, con el enorme impulso que eso dio al independentismo, que fue un grave error. Pues esto le dijo Fanfan la Moustache a Jordi Évole el domingo por la noche sobre las siniestras concesiones que acordó el PP con los nacionalistas en el Hotel Majestic: “Fue un pacto muy positivo para España”.