¡Despertad!: «Muerte a la muerte»

Gustavo AmadorEFE

Tal y como expone Albert Cortina en su nuevo libro «¡Despertad! Transhumanismo y Nuevo Orden Mundial», debemos preguntarnos si el proyecto ateo y secular que a modo de nuevas «Tablas de la Ley» se está desarrollando en nuestras sociedades impuesto por un nuevo gobierno mundial, da esperanza alguna al ser humano frente al hecho inapelable del sufrimiento y la muerte.

Muestra los signos de los tiempos que algunos autores, cual profetas transhumanistas, manifiesten que morir será opcional de aquí a pocas décadas. Sueñan con alcanzar ese deseo –constante desde la primera caída– de lograr «la muerte de la muerte», proclamando que, gracias a los avances tecnológicos, a mediados de siglo la revolución digital nos permitirá detener el proceso de envejecimiento y alcanzar la inmortalidad, con una esperanza de vida indefinida. Quieren conseguir el cielo en la tierra, convirtiéndola en un nuevo paraíso donde el ser posthumano goce de la inmortalidad terrenal sin dolor ni sufrimiento.

Toda alma anhela trascendencia y busca la luz entre tinieblas. Pero, como esperanza, el cristianismo afirma que ese anhelo ya ha sido alcanzado hace dos mil años por un inmortal y glorioso Resucitado de un sepulcro vacío en Jerusalén. Así, el verdadero acontecimiento central en la vida del universo es Jesucristo, su Pasión, muerte y Resurrección, que no son un punto y final, sino el comienzo de un nuevo proceso en el que la humanidad debe implicarse activa y creativamente, para que Él transfigure la naturaleza humana entera y restaure toda la creación.