La estafa telefónica de más de 26 millones de euros

26,7 millones de euros. Una cifra que ya ha entrado en otro ranking, en el de las mayores estafas telefónicas de la historia de Hong Kong

Kin CheungAP

Hong Kong es un diminuto territorio que ha conseguido acumular grandes récords, más de los que le correspondería por derecho. Uno de los puertos más transitados e importantes del mundo, se ha alzado también como distrito financiero global y urbe donde más multimillonarios se agolpan por metro cuadrado. Antes de la pandemia de coronavirus y de que China comenzase a asfixiar a los demócratas de esta región autónoma, la ex colonia británica lideraba todas las clasificaciones de ciudades con más ricos por habitante. En la actualidad, allí residen 71 multimillonarios. Asimismo, los hongkoneses están en el podio de los más longevos del planeta, con una esperanza de vida de 84,9 años. Pero también encabeza una dudosa clasificación de estafas. Solo en 2021, los fraudes telefónicos han aumentado un 18% (ya son mas de 200). Entre ellos, el de una hongkonesa de 90 años, que acaba de asumir que ha sido timada a lo grande. Ella reside en uno de los barrios más caros del mundo, de esos que también salen al principio de las listas de los distritos más exclusivos del planeta. Junto a Central Park en Nueva York o Belgravia en Londres, aparece «The Peak», el punto más alto de Hong Kong conocido en castellano como Cumbre Victoria. En total, le han birlado casi 27 millones de euros, que obviamente tenía. A principios del verano pasado, la anciana hongkonesa recibió una llamada. Al otro lado del teléfono, un hombre que dijo ser agente de las fuerzas policiales de China. Con firmeza, le aseguró que debían verificar su identidad, ya que alguien en China estaba usando su nombre para cometer delitos. En julio, lo que demuestra que la tenían totalmente ubicada, un hombre se personó en su mansión, también haciendo las veces de agente de la China continental. Le entregó un teléfono móvil, para comunicarse, por «motivos de seguridad», exclusivamente a través de él. Después de asustarla con el grave delito cometido en China, le dijo que transfiriera su dinero a una cuenta bancaria para investigar si su fortuna estaba relacionada con ese caso. «Le prometieron que todo el dinero estaría de vuelta una vez terminara la investigación», ha explicado la Policía de Hong Kong al diario «South China Morning Post». Ella hizo lo que le mandaron y entre agosto y enero realizó 11 transacciones bancarias a tres cuentas distintas. En total, unos 26,7 millones de euros. Una cifra que ya ha entrado en otro ranking, en el de las mayores estafas telefónicas de la historia de Hong Kong. Un mes después de la denuncia de la anciana, las autoridades locales han logrado recuperar 962.103 euros tras la detención de uno de los cerebros de la operación: un universitario hongkonés de 19 años.

Tal vez también, récord de cantidad sustraída por año de vida.