Quedan nueve

Sólo faltan nueve etarras por acercar. Txabi Etxebarrieta ha sido homenajeado en Bilbao este fin de semana.

FOTO: La Razón

El guardia civil les daba la espalda. Estaba de cuclillas, que siempre es una posición complicada, de persona joven, mirando el motor por la parte de atrás y comprobando el bastidor. Sospechaba de la matrícula del Seat 850 Coupé Blanco, con matrícula Z-73497, que le recordaba un coche robado. Por eso les había dado el alto. Cayó boca arriba del disparo de Txabi, que luego volvió a pegarle cuatro tiros más, en el pecho. En ese 1968, Txabi Etxebarrieta había escrito: “Es difícil que acabemos el año sin algún muerto”. Era el 7 de junio y, en realidad, el guardia José Pardines no tenía que estar en Tolosaldea, sino en Asturias, que es adonde había pedido el traslado. No lo consumó por amor a Emilia, de Usúrbil. Ni siquiera los 20 días que pasó de permiso con sus padres, en Galicia, le quitaron el calor de Emilia del corazón, así que declinó el cambio y pidió continuar en la unidad de Tráfico de San Sebastián, por la novia.

Txabi Etxebarrieta tenía bronquitis grave desde niño. Padecer de los pulmones te asfixia el alma. Los enfermos sólo pueden ser de dos maneras: compasivos del todo o despiadados. Y eligió lo segundo. Cuando José Pardines les dio el alto, Txabi ya iba nervioso: “Si descubre la matrícula, lo mato”. “No hace falta -le contestó Iñaki Sarasketa- lo desarmamos y nos vamos”. De la misma manera que las centraminas lo habían puesto eufórico, dos horas después lo hundieron en un ataque de pánico. Los dos etarras se refugiaron en la casa de un cura de Tolosa. Cuando salieron, empezó un tiroteo del oeste con la Guardia Civil. A Txabi, que disparó enseguida, le tocaron dos balas que lo mataron. Tenía 23 años, dos menos que José Antonio Pardines, de 25. Después hubo otros 856 asesinatos de ETA, la mitad siguen sin esclarecer. El gobierno actual ha acercado al País Vasco a 232 etarras encarcelados, 93 de ellos con delitos de sangre. Sólo faltan nueve etarras por acercar. Txabi Etxebarrieta ha sido homenajeado en Bilbao este fin de semana.