España sí que quiere Rey

«Para los españoles Felipe VI está por encima de los políticos, como tiene que ser»

Pedro Narváez

Por más que intenten acorralar a Felipe VI, han querido sitiarlo desde todos los frentes, desde la revolución por su discurso del 3-O hasta por los pecados del padre, la realidad es que siete años después de que se ciñera la corona, el Rey no ha hecho más que crecer, lo que dicho de un hombre con su estatura no deja de tener su doble sentido. El hombre al que ponían su retrato del revés se pone derecho en las encuestas y aprueba por encima de los políticos que es donde tiene que estar. Lo que no ha aprendido todavía el arsenal republicano, que tiene todo el derecho del mundo a serlo, es que el Rey pasará a la Historia mientras que ellos serán aves de paso que cambian con cada estación electoral. La intención de esta cacería al Rey no es otra que la de cambiar el modelo de España valiéndose de las fugas de agua de una institución que salvaguarda su unidad. El sondeo que hoy publica este periódico, y los que se han hecho en otros medios, despeja las dudas que no resuelve el Cis de Tezanos ni falta que hace. Casi el 70 por ciento valora positivamente su reinado y también la mayoría entiende que la Constitución le obliga a firmar los indultos a los líderes del «procés» porque así lo quiere, equivocadamente o no, el Gobierno que ha sido elegido por los españoles. De la misma manera que Felipe VI salió a defender la unidad de la nación después del golpe a la democracia de una Generalitat echada al monte ante la desidia del Ejecutivo de Rajoy, ahora ha de seguir con lo que mande el nuevo presidente aunque, como se queja Ayuso, suponga ponerlo en una difícil tesitura. Para eso está. ¿Quién dijo que reinar era saludar con la manita desde un balcón? Los que auguran una rendición de la Corona, como si esto fuera el juego de tronos de Pablo Iglesias, están más en el corazón de sus propias tinieblas que en la libertad que se respira en las calles. Al Rey le aúpa una Constitución que nos sustenta más allá del mitin de fin de semana de algunos disfrazados de salvapatrias que harían mejor participar en «Mask Singer» que en aparecer en cueros como si estuvieran en «Supervivientes». El Rey salva a los españoles y los españoles salvan al Rey.