Canela Fina: José Antonio Sánchez

Le han vuelto a llamar para que restablezca la viabilidad y la independencia de Telemadrid

José Antonio Sánchez.
José Antonio Sánchez. FOTO: FERNANDO VILLAR EFE

Ideológicamente se podrá coincidir con él o de él se podrá discrepar. Pero, salvo los sectarios excluyentes, nadie negará que José Antonio Sánchez es uno de los más destacados profesionales de la comunicación en el último medio siglo. Sabe que la función primera del periodista consiste en administrar un derecho ajeno: el que los ciudadanos tienen a estar bien informados. Sabe también que desde la profesión periodística se ejerce el contrapoder, es decir, elogiar al poder cuando el poder acierta, criticar al poder cuando el poder se equivoca, denunciar al poder cuando el poder abusa. Y no solo al poder político, también al económico, al religioso, al cultural, al universitario, al sindical, al deportivo…

Son muchos los que todavía recuerdan sus crónicas parlamentarias en el ABC verdadero. Siempre desde la independencia y la mesura bastaba una palabra elogiosa de Sánchez para robustecer a un diputado, mientras una crítica producía desolación en los congresistas de ambas cámaras. José Antonio Sánchez había aprendido en la agencia Efe a rastrear como un sabueso la noticia, a contrastarla y lanzarla al vuelo en los periódicos impresos, hablados, audiovisuales, ahora también digitales.

Al frente de Radio España, cuando casi todos vaticinaban que se estrellaría, resanó una emisora que debía 2.000 millones de pesetas y estaba en quiebra técnica. Desde la coherencia, el talento, el sentido común, la eficacia en la gestión empresarial, el periodista supo desmaquillar a la clase política, siempre voraz, y salvar los puestos de trabajo de sus compañeros. En Televisión Española, mantuvo durante dos años frente a la competencia de Antena 3 y Telecinco el liderazgo de los espacios informativos. Conviene no olvidarlo a la vista de la realidad actual.

Recuerdo cuando fue llamado a lidiar la situación gravísima de Telemadrid. Nadie daba un euro por la permanencia del canal. Sánchez hizo una habilísima gestión y salvó la emisora desde la independencia y la objetividad. Ahora le han vuelto a llamar para que restablezca la viabilidad del canal.

Tendrá defectos José Antonio Sánchez, como los tenemos todos. Pero negar su calidad profesional y sus éxitos, solo demuestra el sectarismo de los que le distinguen con sus diatribas inertes.