Nace el AUKUS
La unión de Australia, Reino Unido y Estados Unidos es un serio toque de atención para que Europa despierte
foto-autor

AUKUS» es el acrónimo de Australia, United Kingdom, United States; es decir, dos grandes países y la –todavía– gran superpotencia mundial. Los tres dieron a conocer la semana pasada el acuerdo militar alcanzado entre ellos para garantizar la seguridad en la zona indopacífica.

El anuncio –mantenido en gran secreto por los negociadores– ha ocasionado reacciones diversas en el mundo, como era de prever. China, la potencia más directamente concernida, ha aludido a la vuelta a la Guerra Fría, mientras otros países de la zona, como Japón o Nueva Zelanda, le dan la bienvenida. Pero la mayor descalificación ha procedido de Francia, que ve cómo se volatiliza el cuantioso contrato firmado en 2016 con Australia por valor de 56.000 millones de euros, para la construcción de ocho submarinos de propulsión nuclear de última generación.

La reciente estampida de Kabul ha puesto de manifiesto la necesidad que tiene la UE de garantizar su autoprotección; es decir, la creación de un ejército europeo, al quedar la OTAN sin capacidad de maniobra al margen de Estados Unidos. Ahora el AUKUS, con Gran Bretaña fuera ya de la UE, es un serio toque de atención para que Europa despierte. Su ensimismamiento actual no se compadece con los acontecimientos que se producen, en los que ella no cuenta para nada.

Napoleón ya advirtió que el mundo temblaría cuando China despertara. Lo preocupante es que algunos no se hayan enterado, y sigan somnolientos creyendo que vivimos todavía en un mundo eurocéntrico como el de entonces.