La Unión Europea: el mejor invento

«Ninguna otra creación humana en materia política ha sido capaz de acercarse, ni de lejos, al exitoso proyecto europeo»

Vicente Vallés

Según establece el refranero español, no hay mal que por bien no venga. Cuesta encontrar el bien que surge de la catastrófica y criminal invasión de Ucrania, y ningún aspecto positivo podrá equilibrar el desastre humanitario y material que está provocando. Sin embargo, hay un elemento a destacar, y del que Putin se podría arrepentir: el autócrata del Kremlin ha conseguido, sin desearlo, que la Unión Europea parezca, por fin, una verdadera unión en política exterior.

Durante décadas, se extendió la idea –muy puesta en razón dadas las pruebas existentes– de que la UE era un gigante económico y un enano político y diplomático. Los países que se sumaban al club comunitario lo hacían por las ventajas comerciales que eso podía suponer a cambio de ceder una parte de su soberanía, pero no aceptaban con el mismo entusiasmo perder autonomía en las relaciones exteriores. Así, cada vez que se producía una crisis internacional, el papel de la UE era secundario, cuando no insignificante, debido a las divisiones internas. Cada capital europea actuaba por su cuenta y, a menudo, en direcciones opuestas. Ahora, Putin ha roto esa lamentable tendencia.

La Unión Europea es uno de los mejores inventos de la humanidad: una organización conformada por países que se enfrentaron en dos guerras mundiales y en la Guerra Fría, decididos a vivir juntos y en colaboración permanente, para favorecer el desarrollo de todos y con unas sólidas bases democráticas. Con sus muchos defectos y carencias, y con los problemas que provoca poner de acuerdo a veintisiete naciones con intereses particulares, ninguna otra creación humana en materia política ha sido capaz de acercarse, ni de lejos, al exitoso proyecto europeo. Y el patriarca del Kremlin ha logrado, muy a su pesar, que la invasión solidifique esa voluntad, también en materia internacional. Nada como la guerra en Ucrania ha unido tanto a los países comunitarios, desde la creación del euro y la desaparición de las fronteras con el tratado de Schengen. Putin ha conseguido, incluso, que países de la Unión, como Alemania o España, se comprometan a aumentar su presupuesto en Defensa. Lo nunca visto.