A la expectativa

El comienzo del verano está marcado por la mala cosecha de cereales en algunas de las comarcas productoras más importantes de las dos Castillas. Al final, todo apunta a que la cosecha será, por supuesto, no sólo inferior a la del año pasado, que fue récord, sino más baja que la media. En este contexto, destaca la paralización del mercado desde hace casi un mes: los potenciales compradores están a la espera de que los precios bajen debido a la buena producción que se espera a nivel mundial y a la caída de las cotizaciones en las principales plazas internacionales, mientras que los vendedores esperan que los precios suban por las bajas cifras de España. Total, que unos y otros están a la expectativa.

Mientras tanto, los que se dedican al sector de los grandes cultivos, al igual que todos los demás que reciben ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC), se encuentran a la espera de que durante este verano se cierren algunos de los flecos de la nueva normativa, de la que dependerá el dinero que llegará a sus explotaciones por esta vía.

Otros que están a la expectativa de lo que pueda ocurrir son los ganaderos de leche de vaca. De acuerdo con las proyecciones que han hecho en el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), si se mantiene la tendencia de entregas de los últimos meses, se rebasará la cuota de producción de leche en esta campaña, la última en la que se aplicará este sistema. Eso significaría que deberían pagar una multa, salvo que en Bruselas se decida flexibilizar la normativa. Eso se debatió en la última reunión del Consejo Agrícola, pero no se llegó a un acuerdo. Toca esperar.