Keynes

La idea central de John Maynard Keynes –los mercados funcionan mal, y por eso la intervención del Estado es imprescindible– sigue presidiendo el pensamiento mayoritario, como hemos visto en estos últimos años de crisis, con el predomino de la ficción de que la libertad está en la raíz de nuestros males, y por tanto la acción política y legislativa constituye el remedio más eficaz. De ahí el interés de este libro de Fernando Méndez-Ibisate: «La Teoría General de Keynes. Una lectura crítica tras setenta y cinco años y otra gran crisis», Editorial Académica Española. El autor, un destacado economista y profesor en la Universidad Complutense, aplica su profunda visión crítica a los detractores y a los partidarios del célebre inglés, y también, y sobre todo, a los escritos del propio Keynes, y a sus cambiantes y en ocasiones contradictorias opiniones sobre la economía, los mercados, el dinero, el empleo, el ahorro y la inversión, etc. Su balance es severo, porque cree que las ideas de la «Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero», el famoso texto de 1936, «así como las interpretaciones perversas e interesadas de la misma han hecho más daño a la libertad, la responsabilidad y la capacidad de respuesta o toma de decisiones libres de los seres humanos del que usualmente se le atribuye». Y hay que recordar la enorme importancia de las ideas, que el propio Keynes, con gran acierto, subraya en las páginas finales de su libro.