La Real puso luz

El Barcelona está ejerciendo la hegemonía que antaño tenía el Madrid. En la semana en que se podía discutir del Madrid-Valencia y la actuación de Muñiz Fernández, surgió el fichaje de Guardiola por el Bayern. Cuando se podía hacer un mundo sobre la discusión de Mourinho con Cristiano Ronaldo, aparece el guardameta barcelonista Víctor Valdés anunciando que no prolongará su contrato. Ayer se volvía a mirar hacia los azulgrana. Messi nunca había marcado en Anoeta y lo hizo. El Barça no había perdido en toda la Liga, cayó en Anoeta y fue la gran noticia del campeonato. En Donostia se celebra la fiesta de San Sebastián, que es luz y alegría, y en el estadio se acusó la ciclogénesis explosiva en los focos. Algunos dejaron de alumbrar y se llegó a temer por la suspensión si no había suficiente claridad. La Real sí tuvo luminosidad futbolística para vencer.

La luz, al principio, la pusieron los barcelonistas con dos goles y dos disparos a los palos. Messi marcó, pero antes falló un remate y luego apuntó al palo, como Pedro, que también estrelló el balón en el mismo sitio. A la Real Sociedad no se le hizo de noche con los dos tantos en contra. Se rehizo moralmente y buscó la portería de Víctor Valdés. En la tercera oportunidad, Chori Castro hizo su gol y el partido se animó con el recuerdo del encuentro en que el Barça tuvo 0-2 a favor y acabó empatando. Se llegó a la igualada y en el suspiro final la fiesta en Anoeta y la ciudad fue total.