La velocidad y el tocino

Confundir la velocidad con el tocino. Así explicarían en mi pueblo la exigencia hecha pública por el PSPV para firmar el manifiesto propuesto por el presidente de la Generalitat para la Comunitat Valenciana. La premisa que los socialistas valencianos quieren imponer suena más a excusa que a argumento serio.

Me refiero a condicionar cualquier negociación de pacto con Alberto Fabra a que éste expulse del partido a los diputados imputados en alguna causa judicial.

La primera pregunta que habría que formularle al secretario general del PSPV, Ximo Puig ¿qué hizo su partido cuando, por poner un ejemplo, el entonces portavoz del grupo parlamentario, Ángel Luna, estuvo imputado?. Nada. Mantenerlo en el puesto. Después fue absuelto. Lo mismo que si el PP hubiera expulsado a Jorge Bellver en base a una imputación cuando la sentencia después fue de inocencia.

El PSPV no sólo dinamita la presunción de inocencia sino que pretende erigirse en juez inapelable. Eso sí, con los cargos de otros partidos, no con los del suyo.

Tendrá que esgrimir razones de más peso. Esta se vuelve incluso en su contra. Así es la vida.