MENÚ
lunes 18 noviembre 2019
19:44
Actualizado

Los mínimos cambios

  • Los mínimos cambios

Tiempo de lectura 2 min.

02 de diciembre de 2012. 08:36h

Comentada
Carmen Gurruchaga 2/12/2012

Los últimos doce meses han sido duros y difíciles para el conjunto de los españoles y, lógicamente, también para el presidente del Gobierno, por las decisiones que se ha visto obligado a tomar y por los cambios que han afectado a su vida privada. Pues si bien sigue practicando la mesura en el comer o en el vestir, o fumándose un puro cuando quiere, no puede disfrutar tanto de esas plácidas tardes de días festivos en el salón de su casa viendo deportes por televisión junto a su familia, aunque en sus ratos de ocio y de descanso mantiene las mismas costumbres y compañías de antes.

Una de sus preferidas es la de su padre, magistrado jubilado y viudo con quien mantiene grandes charlas. Asimismo, sus hermanos (dos chicos y una chica), le visitan con regularidad. Así y todo, resulta obvio que su cargo de presidente del Gobierno le obliga a desarrollar un papel en la escena pública. No obstante, intenta preservar la intimidad de su mujer y sus dos hijos que han debido aprender a vivir en La Moncloa y comprender que se trata de una situación circunstancial que durará mientras su padre sea el jefe del Gobierno.

Si no tiene ninguna obligación temprana y se encuentra en Madrid, desayuna con ellos antes de que se vayan al colegio. Asimismo, siempre que le resulta posible, cena en la residencia familiar, ubicada en el complejo de La Moncloa. Precisamente su mujer, Elvira Fernández, ha tenido un papel fundamental para que este enorme cambio en sus vidas no resulte traumático. En primer lugar, no hizo la más mínima concesión al dispendio a la hora de decorar las dependencias. Se limitó a pintar las paredes y a limpiar las cortinas. Asimismo, recuperó algún mueble en desuso que estaba almacenado e intentó que todo aquello pareciera un hogar.

Y lo consiguió, según aseguran quienes lo han visto. Aplica a su vida diaria la máxima de «mens sana in corpore sana» y diariamente práctica una hora de ejercicio, sea caminando, montando en bicicleta...Y también en este tiempo ha variado ligeramente su imagen personal, pues viste de manera más juvenil e, incluso, la montura de sus gafas parece más moderna.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs