Nueva línea de Puig

El PSPV de Ximo Puig parece que reacciona ante el avance que las encuestas otorgan al Comprimís de Enric Morera y Mónica Oltra, cuya confrontación fraticida puede provocarle serios disgustos en la convocatoria autonómica de 2015.

A lo que iba. Los socialistas valencianos dan la impresión de haber vislumbrado la situación de inferioridad respecto a las expectativas de los partidos de izquierda. El PSPV no se aprovecha del posible descenso del PP. Al contrario, cualquier posibilidad de llegar al poder autonómico pasa por la sumisión a los dictados de las formaciones radicales.

Así se desprende de los últimos movimientos de Puig, al que le valen reivindicaciones que no apoyaba en tiempos de Zapatero. Tanto, que no le importa copiar al PP y abanderar la batalla del agua, esta vez Tajo-Segura, como hizo el lunes al con su homólogo de los socialistas murcianos.

Me resultó enternecedora la imagen de Puig y González Tovar defendiendo los intereses hídricos de Murcia y la Comunidad Valenciana. No por esto, sino por recordar otros tiempos en los que callaban cuando el peor presidente de la democracia ninguneaba a estas dos regiones y legislaba en contra de ellas. Así es la vida.