Novo Banco, solución acertada y segura

La RazónLa Razón

La solución dada por Portugal a la crisis del Banco Espírito Santo es la más adecuada para preservar su continuidad, la menos onerosa para los contribuyentes, pues no se trata de una nacionalización, y la más tranquilizadora para los clientes e impositores, a los que se garantizan sus ahorros. La entidad pasa a depender del Fondo de Resolución, similar a nuestro Fondo de Garantía de Depósitos, y se divide en «banco bueno», llamado Novo Banco y en el que España es parte fundamental; y «banco malo», que se queda con los activos tóxicos.