Y ahora el «multitasker»

La nueva televisión debe contar con la participación del consumidor como eje central en la construcción y la difusión del programa

En los últimos meses se han realizado tanto en España como en nuestro entorno diversos estudios sobre los hábitos de la audiencia televisiva y hay algo en lo que coinciden todos: poco a poco se va imponiendo un nuevo perfil de televidente, el «multitasker», es decir, aquel que, al tiempo que ve su programa favorito, está utilizando otro dispositivo para conectarse a internet. El 60% del total de estos «multitaskers» utilizan un smartphone, el 50% un ordenador portátil, el 29% un ordenador de sobremesa, el 8% una tableta y el 5% la videoconsola. En cuanto a las actividades que realizan mientras ven la televisión, el 60% navega por internet; el 52% accede a redes sociales; el 51% usa mensajería instantánea; el 36% accede al correo; el 24% hace llamadas; el 17% juega; el 14% envía SMS; el 12% lee la prensa; el 6% hace y envía fotos, escucha la radio y/o descarga películas; el 5% ve la televisión por internet; el 4% descarga series, y un 3% descarga música y compra por internet.

Según un estudio elaborado por Salvetti&Llombart, titulado «Social TV: tú emite que yo comento...», se pueden distinguir cuatro perfiles diferentes de usuario multiplataforma en función de la edad de los participantes y el uso que le dan a la red: «multitasker» de valor, que obtiene información al momento, expone su opinión y genera contenido de valor; «multitasker» creativo, que a través de la red desempeña sus aficiones, crea, descubre, etc.; «multitasker» de entretenimiento (el más numeroso), que usa la red como espacio de evasión para divertirse o distraerse, y el «multitasker» social, que está en la red y se comunica continuamente con sus amigos por esta vía.

Sin embargo, no se puede decir que todas estas personas estén practicando «social TV». ¿Cuándo lo hacen entonces? El «multitasking», según este estudio, funciona como una balanza en movimiento constante entre la atención prestada por el usuario a los diferentes dispositivos. La balanza está en equilibrio cuando el contenido de la televisión lleva a los «multitaskers» a buscar o a compartir información a través de otros dispositivos. El informe extrae las siguientes conclusiones: la nueva televisión debe contar con la participación activa del consumidor como eje central en la construcción y la difusión del programa, antes, durante y después. Y es que el 74% de los individuos realiza «multitasking», de los cuales, un 34% practicaría «social TV». De estos, el 25% comenta las emisiones mientras ve la televisión.

En cuanto al perfil de este tipo de televidente, el 53% son hombres (en su mayoría de entre 26 y 35 años), frente al 47% de mujeres (en su mayoría de entre 36 y 45 años). El 56% de los usuarios realiza «social TV» a través de Facebook, el 41% de WhatsApp, el 39% de Twitter y el 19% de Tuenti; existe además un 3% que emplea la web del propio canal. En lo que se refiere al dispositivo utilizado, el favorito sigue siendo el teléfono móvil, que supone un 48% del total; le siguen el portátil, un 37%; el ordenador de sobremesa, el 16%, y las tabletas, con un 6%.

Pero ¿en qué medida afecta todo este movimiento en torno a los programas en su audiencia? Aunque hay voces que aseguran que su impacto es menor del que parece, la mayoría de programadores opinan que «no existe un programa de referencia que no tenga su momento de "trending topic". Un programa no existe si no se habla de él en las redes sociales, sean críticas o no». Pues eso.