Primera barbaridad de Vox

El PSOE pide la reprobación de Ortega Smith en el Ayuntamiento de Madrid
Javier Ortega Smith, atiende a los medios tras le pleno celebrado este martes en el Ayuntamiento de Madrid.Luca PiergiovanniEFE

Los primeros estudios post electorales que han visto la luz anticipan que los votantes de Vox son mayoritariamente hombres, en todos los tramos de edad, pero especialmente en el segmento de varones menores de 30 años, en el que ostentan el primer puesto del podio entre todos los partidos.

Es evidente que las mujeres recelan de ellos y pronto empezarán a hacerlo los hombres. El desprecio de Ortega Smith a una víctima de violencia machista postrada en una silla de ruedas, que le increpaba el pasado lunes, cuando se celebraba el Día contra la Violencia de Género, es impactante.

Vox no suscribió el Pacto contra la violencia machista que firmaron el resto de partidos políticos. José Luis Martínez-Almeida llegó a acusarle de reventar el acto y le afeó que no haya una voz unánime en el Ayuntamiento de Madrid frente a los maltratadores.

Pero no es la primera vez que Ortega Smith boicotea la lucha contra el machismo. En septiembre, mientras todos los grupos municipales se concentraban en protesta por el asesinato de Adaliz Villagra por su expareja, el dirigente de Vox acudía pero con otra pancarta en la que se leía “la violencia no tiene género”, en claro acto de provocación a los concentrados.

El incidente del lunes ha tenido más eco que el de septiembre y ha supuesto un grave error de los ultras. Este año han sido asesinadas 52 mujeres por sus parejas y van más de 1.000 desde que se inició la contabilización hace años.

No ha sido fácil sensibilizar a la sociedad española frente a una lacra que aún en nuestros días sigue sin aflorar en toda su magnitud. Por eso es preocupante la posición de la extrema derecha tergiversando datos y rompiendo uno de los pocos consensos que tenía la política española.

No es cierto que haya un enorme número de denuncias de violencia falsas, los datos del Consejo General del Poder Judicial son abrumadores, solo el 0,0075% de las casi 1.100.000 denuncias cursadas desde el 2008.

Por otra parte, el hecho de que haya hombres víctimas de maltrato no desvirtúa el de que la gran mayoría de las víctimas sean mujeres y, por tanto, deban ser especialmente protegidas.

Una sociedad en la que hasta el 2 de mayo de 1975 el artículo 57 del Código Civil establecía que “la mujer casada tenía el deber de obediencia y el marido era el que administraba todos sus bienes” y que impedía que pudiesen comprar bienes sin la correspondiente licencia marital, es una sociedad que debería tener prevención sobre cualquier actitud o comportamiento machista, porque ha formado parte de lo aceptado socialmente durante demasiado tiempo.

Vox no ofende a los feministas cuando ataca la lucha contra la violencia machista, ofende a las mujeres que han sido víctimas, pero también a sus hijos, a sus padres y a sus hermanos.

La respuesta que le dio el alcalde de Madrid a Ortega Smith fue impecable, lo malo es que seguir gobernando con su apoyo, nos impide distinguirlos bien.