Podemos alega que despidió a su abogado por acoso

El partido niega las irregularidades financieras y asegura que el auditor llevaba dos años persiguiendo a una trabajadora y que las acusaciones son una venganza

Un caso de acoso sexual y laboral ha colocado a Podemos en el epicentro mediático en las semanas claves en las que se están llevando a cabo las negociaciones entre PSOE y Podemos para formar Gobierno. La dirección del partido despidió este lunes a su responsable de Protección de Datos, José Manuel Calvente, tras constatar un caso de acoso sexual y laboral a una compañera de partido, después de haber realizado una investigación. Un expediente que el partido se ha visto obligado a dar a conocer después de que dos de sus abogados hicieran estallar la polémica este miércoles acusando al partido de cometer «graves irregularidades financieras».

Esta es la versión que defiende la dirección del partido después de que Mónica Carmona, responsable del control normativo de la formación enviara una carta al Consejo Ciudadano Estatal –filtrada a los medios– advirtiendo a Podemos de que el cese de José Manuel Calvente y su posible despido se debía a «represalias» por estar investigando «graves irregularidades» dentro de la formación en materia de Protección de Datos y de Cumplimiento Normativo Penal. Sin embargo, la dirección de Podemos negó ayer a este diario las acusaciones de «irregularidades financieras, en materia laboral y de limpieza en la realización de consultas y primarias», así como los sobresueldos y robos de datos que Calvente habría descubierto y que Carmona, mano derecha del abogado cesado, revelaba en un comunicado. El partido asegura que esas denuncias no tienen fundamento y de hecho inciden en el presunto acoso sexual. «Las acusaciones no son ciertas. Únicamente corresponde a un claro despido disciplinario por acoso sexual y laboral. No se va a permitir ningún tipo de acoso por razón de genero en Podemos», zanjan fuentes de la dirección.

En la carta de despido enviada a Calvente este lunes –y a la que ha tenido acceso LA RAZÓN– se acredita ese acoso sexual y laboral y se especifica que es el motivo principal de despido. En ella se reproducen mensajes a través de Telegram y WhatsApp entre Calvente y la trabajadora desde hace dos años. Cuando la acosada trató de plantarse ante Calvente, comenzó el acoso laboral en la empresa. La víctima alertó a sus superiores, que llevaron a cabo una investigación en la que Podemos ve probado que existió acoso sexual y laboral por razón de género. Ni ella ni la formación han elevado esta causa, todavía, a los tribunales, y la decisión final la tomará la damnificada.

El partido defiende también que el cese de Mónica Calvente se produce a raíz de la «restauración de equipos» que se debe a la perdida de subvenciones tras los últimos resultados del partido en las urnas.

La versión que ofrece Calvente difiere de la del partido. Hoy mismo emitió un comunicado en el que niega que exista «ningún expediente ni investigación de ningún tipo contra mi persona en todos los años que llevo trabajando para Podemos». A su juicio «estas difamaciones obedecen a un ánimo de venganza desde que se tuvo conocimiento de las investigaciones que estaba realizando». Calvente concluye que estas investigaciones se relacionan , entre otros, con el secretario de Organización del partido, Alberto Rodríguez, con la gerente, Rocío del Val y menciona a la portavoz adjunta, Ione Belarra, sobre la que asegura que tiene en su poder pruebas documentales que la implicarían en esas «irregularidades».

La dirección niega que exista una investigación abierta sobre las primarias o en materia de sobresueldos y ante esta situación el partido «está valorando las acciones legales pertinentes». El abogado asegura que presentará una querella criminal contra la formación morada por calumnias. Mientras que desde Podemos creen que se trata de un nuevo intento de perjudicar políticamente al partido.