El Papa destaca la importancia de los “cuidadores” en el momento actual

Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente

“Sigamos la regla de oro de nuestro ser hombres y mujeres que es cuidar y cuidarnos mutuamente entre nosotros, apoyar a los “cuidadores” de los más débiles, de los enfermos y de los ancianos, y cuidar asimismo nuestra casa común, recordando que la tierra y todas las creaturas pertenecen al Señor que las creó y que nos las encomendó para que las conservemos y las protejamos” Nosotros también somos parte de la creación, no somos sus dominadores absolutos, con la pretensión de querer ocupar el lugar de Dios, pensando que tenemos derecho a depredarla, explotarla y destruirla. En cambio, la misión que Él nos ha confiado es que seamos los custodios de esta casa común que nos acoge, y aprendamos a respetarla y a evitar que la sigan maltratando y arruinando".

“El cuidado es una regla de oro de nuestra humanidad y trae consigo salud y esperanza”

Haciendo referencia a la encíclica Laudato si' subrayó que “este cuidado abraza también a nuestra casa común: a la tierra y a cada una de sus criaturas”, recordando que abusar de la creación es “un pecado grave que daña y enferma” . “La creación no es un mero recurso’”, continúa el Pontífice, sino que “las criaturas tienen un valor en sí y reflejan, cada una a su manera, un rayo de la sabiduría y de la bondad infinitas de Dios”. Sin embargo, para descubrir ese valor y ese rayo de luz divina es necesario el silencio, la escucha y la contemplación, que también sana el alma.

Sobre la importancia de contemplar, el Papa Francisco recordó que “El mejor antídoto contra este abuso de nuestra casa común es la contemplación” y agregó que “es importante recuperar la dimensión contemplativa”.

Los que viven de explotar la naturaleza, termina explotando a las personas y tratandolas como esclavos"

El Papa subrayó que “Aquellos que no pueden contemplar la naturaleza y la creación no pueden contemplar a la gente en su riqueza. Y quien vive para explotar la naturaleza, termina explotando a las personas y tratándolas como esclavos”.

Los indígenas

Papa Francisco no olvidó a los pueblos indígenas: “con los que todos tenemos una deuda de gratitud, incluso de penitencia, para reparar el mal que les hemos hecho”, “aquellos movimientos, asociaciones y grupos populares, que se esfuerzan por proteger su territorio con sus valores naturales y culturales”, y que “no siempre son apreciados, a veces, se les obstaculiza, porque no producen dinero, pero en realidad, contribuyen a una revolución pacífica, podremos llamarla la ‘revolución del cuidado’”.

El Papa Francisco recordó al sacerdote don Roberto Malgesini, asesinado el martes 15 de septiembre en la localidad italiana de Como

El padre Malgesini, de 51 años, murió acuchillado en su residencia por parte de una persona sin techo, con problemas mentales, a la que daba asistencia.

“Deseo recordar en este momento a don Roberto Malgesini, sacerdote de la diócesis de Como que ayer por la mañana fue asesinado por una persona necesitada al que él mismo ayudaba, una persona enferma de la cabeza”, dijo el Pontífice al finalizar la catequesis.

Don Roberto Malgesini era especialmente conocido en la ciudad de Como por su trabajo en favor de los más necesitados y de los migrantes.