Los yihadistas continúan la matanza de cristianos: asesinan a 21 y queman una iglesia en el Congo

Lo que ocurrió haced unos días en Niza es habitual en algunos países de África

El Estado Islámico (Isis, Daesh) tiene declarada la guerra a la religión cristiana y a sus fieles. No sólo en Francia, donde los atentados tienen una mayor trascendencia mediática, sino en todo el mundo.

A través de la agencia Amaq, que es de los terroristas, informa de que en el Congo “21 miembros de una milicia cristiana murieron y sus casas fueron quemadas en un ataque de los combatientes del Estado Islámico en su aldea en la región de Butembo en el noreste. Atacaron la aldea de Lisassi, en el distrito de Basho, se enfrentaron con milicianos cristianos y lograron matar a 21 de ellos, y luego quemaron sus casas y su iglesia, antes de retirarse de la aldea”.

Hasta aquí la información, una más, que acredita la campaña de exterminio de los cristianos que lleva a cabo Isis en diversos países de África, como Níger, Nigeria, Burkina Faso, el Congo, etcétera.

El objetivo final es erradicar esta religión de esas zonas para imponer la que consideran única y verdadera, el Islam, en su versión más rigorista, la Sharia.

Atentados como el de hace unos días en una basílica de Niza estremecen, pero lo que ocurre a miles de kilómetros, donde personas son asesinadas por el mero hecho de no ser musulmanes, pasan inadvertidas. Tan víctimas son las francesas como las congoleñas, con el denominador común de su religión.

Desde que Daesh, en sus publicaciones oficiales, publicó el lema de “derribar la Cruz”, por la Cruz de Cristo, los atentados han sido continuos, algunos especialmente crueles como la decapitación masiva de cristianos coptos, las acciones criminales de Filipinas o Sri Lanka, el degollamaiento (otra vez Francia) de un anciano sacerdote cuando estaba diciendo misa, etcétera. La lista es interminable.

La agencia ACI divulgó en mayo un informe según el cual “los cristianos en Nigeria enfrentan una creciente persecución, así como un aumento en la cifra de muertos en los primeros cuatro meses de 2020”. 620 cristianos nigerianos habían sido asesinados hasta ese mes desde principios de año y existe  una campaña de destrucción e incendios provocados contra iglesias en la nación africana, agregaba citando a una agencia internacional que se ocupa de estos asuntos (Intersociety).

“Las atrocidades contra los cristianos no han sido controladas mediante las fuerzas de seguridad del país, y los actores políticos están preocupados mirando hacia otro lado o coludiendo con los yihadistas”. Intersociety informó de que, a pesar de representar casi la mitad de la población del país, unos 32.000 cristianos han sido asesinados en ataques islamistas desde 2009.

Nigeria, el Congo, no están tan lejos de Europa, a unas horas de avión. Y allí los yihadistas se han propuesto exterminar a los cristianos.